Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Los sanitarios del 061 ya han asistido este año a más de 250 accidentados en la montaña

Los médicos y enfermeros de los helicópteros han visto aumentar los servicios un 18% en 2016. Se factura una de cada diez intervenciones a montañeros con seguro.

Hay 11 médicos y 8 enfermeros que participan en el rescate en montaña, aunque no de forma exclusiva, ya que también se encargan de atender la UME de Sabiñánigo (24 horas al día, todo el año) y la uvi de Jaca (12 horas de lunes a viernes).
Hay 11 médicos y 8 enfermeros que participan en el rescate en montaña, aunque no de forma exclusiva, ya que también se encargan de atender la UME de Sabiñánigo (24 horas al día, todo el año) y la uvi de Jaca (12 horas de lunes a viernes).
Rafael Gobantes

La Universidad de Zaragoza retomará este curso el máster en Medicina de Montaña, que interrumpió el Gobierno de Aragón en 2013 por falta de fondos, para formar a 20 sanitarios en una disciplina de la que Aragón saca pecho, ya que su modelo de rescate medicalizado se toma como ejemplo en España y ha sido imitado en otros países. La formación de nuevos especialistas resulta necesaria por el aumento de la actividad. Y es que desde 2013 se ha incrementado un 30% el número de servicios de esta unidad del 061, considerada la tercera pata del rescate en montaña, junto con los Greim de la Guardia Civil y la unidad aérea.

De las 254 intervenciones contabilizadas hace tres años, se pasó en 2014 a 330 y en 2015, a 331. Entre enero y julio de 2016 ya han participado en 204 salvamentos y asistido a 222 personas, un 18% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Sumando agosto, todavía por cerrar, es seguro que se superarán las 250.

Fernando Desportes, el coordinador y el más veterano (realizó su primer rescate en 1998), asegura que participan en el 98% de los auxilios en montaña. En muy pocas ocasiones no es necesaria o recomendable su presencia y el helicóptero no sale de sus bases en Huesca y Benasque sin un médico o un enfermero.

El trabajo de la Guardia Civil no se cobra, pero sí la asistencia médica del 061, aunque solamente a los montañeros con seguro médico. Se calcula que se facturan un 10% de los salvamentos. Este año se han recaudado por este concepto 39.566 euros, según datos del departamento de Sanidad, que aplica una tarifa fija de unos 1.235 euros.

Las lesiones más habituales, explica Desportes, son en extremidades inferiores, sobre todo de tobillo, al pisar en terreno irregular, y de rodilla. "Esta es una articulación frágil que causa muchos incidentes, principalmente entre los esquiadores de montaña", aclara. También son frecuentes las luxaciones de hombro, al apoyarse para evitar una caída, así como los traumatismos craneales, "lo que habla de la importancia de llevar casco". Otras patologías tienen que ver con las altas o bajas temperaturas: hipotermia, congelaciones o golpes de calor. La mayoría de fallecimientos (16 este año) se producen por politraumatismos debido a precipitaciones.

El coordinador habla de la dificultad de atender una emergencia en el medio natural, "en unas condiciones penosas y prácticamente en solitario". "Pero para eso nos han entrenado. La curación se hace en el hospital, nuestros trabajo es estabilizar al paciente, diagnosticar las heridas, establecer la gravedad, evitar el dolor e inmovilizar sus lesiones para evitar que se agraven. Eso ya es mucho", añade. Además, cuando se suben al helicóptero cuentan con una información escasa, imprecisa y a veces errónea. "Muchas veces hemos ido pensando que era un esguince de tobillo y nos hemos encontramos con un politraumatizado grave".

Recuerda, por su especial dificultad, un rescate ocurrido hace dos años prácticamente en la cima del Aneto. El montañero se cayó y se quedó empotrado en una grieta. "Llevaba dos horas con la cabeza y los hombros atrapados y colgando en el vacío, sobre un precipicio de 200 metros. Fue muy complicado extraerlo, meterlo en una camilla y descender con ella".

A diferencia de otras comunidades, en Aragón el sanitario interviene directamente en el rescate. "En otros sitios se acerca al accidentado hasta donde está el médico, pero en el modelo aragonés el médico va hasta el herido, ya sea en una pared a 3.000 metros o en una cueva, 200 metros bajo tierra", señala Desportes.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión