Despliega el menú
Huesca

Canfranc revive su historia con la vista puesta en la apertura de la vía

?Unas 2.500 personas asistieron a la recreación del acto inaugural de la estación de tren, el 18 de julio de 1928.

La Estación Internacional de Canfranc se vistió ayer con sus mejores galas para regresar al 18 de julio de 1928, fecha clave para las comunicaciones por ferrocarril entre España y Francia. Aquel día en el que se celebró la inauguración del emblemático edificio, el sueño de españoles y franceses se hizo realidad y, después de años de esfuerzos, las dos naciones quedaron unidas por el transporte más cómodo que había entonces. Fue un día histórico, como lo será cuando los trenes vuelvan a cruzar la frontera, porque esto "es algo que esperamos volver a ver", tal y como aseguró el alcalde de Canfranc, Fernando Sánchez, antes de comenzar la recreación.

Como se trataba de un acto hispano-francés, se guardó un minuto de silencio por las víctimas del atentado de Niza. Y a continuación, cuando pasaban pocos minutos de las 12.00 llegó el que representaba al rey Alfonso XIII, acompañado de Primo de Rivera. A los pocos minutos entró el presidente de la República Francesa, Gaston Doumergue, y tras un apretón de manos, escucharon en silencio los himnos de los dos países, interpretados por la banda de música de Jaca. En los discursos, los dos mandatarios se refirieron al edificio como "un puente de unión entre España y Francia". "Hoy se abre una nueva vía de comunicación para darnos la mano entre los dos pueblos", dijo el que hacía de monarca. El acto finalizó con la actuación de un grupo folklórico español, que bailó un paloteado, y la interpretación, a cargo de un francés, de ‘Aqueras Montañas’.

A pesar de que el acto se celebró en lunes, el público fue fiel, y unas 2.500 personas pudieron disfrutar de la recreación que duró unos 40 minutos "y ha salido a la perfección", apuntó el alcalde de Canfranc. "Ahora empezaremos con la del año que viene, y tendremos que ir pensando novedades", concluyó. Los vecinos de Canfranc y de localidades cercanas como Jaca pusieron su granito de arena, caracterizándose con trajes de época. En total fueron unas 300 personas las que participaron y fueron vestidas de monjas, curas, señoras de la alta sociedad, militares, médicos o enfermeras. Un grupo de niños repartieron el periódico de la época, en el que se anunciaba la inauguración de la Estación, con la asistencia de Alfonso XIII.

Etiquetas
Comentarios