Huesca

Paquirri toreará en Huesca un año después de la cornada por la que pudo perder la vida

Rivera Ordóñez compartirá ruedo con su hermano Cayetano el día 12 de agosto en la Feria de San Lorenzo.

La cogida del 10 de agosto de 2015. El astado lo cogió por el pecho, lo lanzó al aire, le clavó el pitón y, después, cayó al suelo. Al levantarse, Paquirri se tapó con la mano la herida de la cornada mientras lo auxiliaban su cuadrilla y Juan José Padilla
Paquirri toreará en Huesca un año después de la cornada por la que pudo perder la vida
Rafael Gobantes

El torero Francisco Rivera Ordóñez ‘Parriqui’ volverá a torear el 12 de agosto en la feria de San Lorenzo de Huesca, un año después de la gravísima cornada de 25 centímetros, que pudo acabar con su vida el 10 de agosto de 2015. No solo no teme el retorno sino que "está deseando regresar" a una plaza en la que se sintió "muy bien atendido", apunta su apoderado, el zaragozano Raúl Gracia ‘El Tato’. Además, lo hará en una tarde especial en la que compartirá ruedo con su hermano Cayetano.

Será inevitable recordar ese instante en el que el cuarto toro de la tarde, a las 19.45, le asestó una cornada en la zona derecha del bajo vientre, le atravesó la piel y el músculo y le extrajo los intestinos hacia afuera. Aunque le rozó la vena aorta, y no le afectó a ningún órgano vital, su pronóstico era "muy grave". La primera intervención fue en la enfermería de la plaza, con el equipo médico de Enrique Crespo Rubio, que le operó durante más de dos horas y pasadas las 22.00 fue trasladado a la uci del hospital San Jorge de Huesca. Al día siguiente, fue trasladado a la Clínica Quirón de Zaragoza, donde quedó al cuidado del doctor Carlos Val-Carreres, exjefe de Cirugía General del Hospital Provincial y especialista en este campo. Hasta Zaragoza se desplazaron su hermano Cayetano y su mujer Lourdes Montes, a punto de dar a luz. Esta fue la razón por la que solo cinco días fue trasladado a Sevilla para asistir al nacimiento de su hija Carmen, que tuvo lugar el 19.

El día 12 de agosto se reencontrará con Enrique Crespo, el cirujano que lo atendió en los primeros momentos. "Personalmente no lo he visto, pero sé de él a través de su tío Curro Vázquez. Me ha dicho que tiene alguna pequeña adherencia, pero que es una herida completamente normal", comentó ayer Crespo, quien detalló que es una molestia normal tras una operación en la barriga.

"Creo que la evolución ha sido bastante buena y la mejor noticia es que lleva toreando unos cuantos meses, se recuperó muy bien y ha hecho una vida completamente normal gracias a Dios", añadió. No obstante, admitió que su preocupación eran las infecciones o complicaciones que pudieran surgir y que afortunadamente no salieron. También le preocupaba "que le hubiera quedado una hernia porque la pared abdominal la tenía destrozada, pero no. La evolución ha sido supersatisfactoria", comentó.

De hecho, el médico de la plaza oscense estuvo el pasado día 29 de junio con Cayetano Rivera Ordóñez en la plaza de Zamora, de cuya enfermería también se ocupa, mientras Francisco estaba en Segovia. "Me dijo que Francisco estaba toreando mucho y que estaba muy bien", comentó, por lo que quedaron que se volverían a ver todos en Huesca.

Aunque no se han reencontrado desde que lo visitaba en la clínica Quirón, Crespo sabe por diversas fuentes que Paquirri está muy agradecido. No solo se lo ha transmitido Curro Vázquez sino que el propio diestro así se lo expresó a una hermana del cirujano en la fiesta en una finca de un ganadero de Sevilla en la que coincidieron. Además, cuando recientemente le entrevistó Bertín Osborne en televisión desde el programa le dijeron que el matador tenía interés en que saliera su testimonio. "Claro que está agradecido pero lo único que hicimos fue cumplir con nuestro deber", explicó. Crespo también sabe que Paquirri no tiene ningún problema en volver a Huesca, a diferencia de otros toreros que prefieren evitarlo tras una cogida.

Etiquetas
Comentarios