Despliega el menú
Huesca

Una vecina de Jaca pilla con una cámara oculta al conserje que robaba en su piso

La mujer también puso un testigo en la puerta para comprobar que entraba alguien en su ausencia y fotografió los billetes con los números de serie.

La cámara grabó al ladrón desde el ojo derecho de este búho de peluche.
La cámara oculta de una vecina delata al conserje por varios robos en viviendas
Policía Nacional

Las dotes detectivescas de una mujer han permitido a la Policía resolver un caso de robo ocurrido en la urbanización Oroel de Jaca. Como si hubiera seguido el guión de una película, la heroína anónima sospechó del conserje, le puso una trampa y acabó grabándolo con una cámara oculta (un aparato doméstico escondido en un búho decorativo). Su perspicacia policial llegó al punto de fotografiar los billetes, lo que ha permitido identificar, por el número de serie, uno hallado en la cartera del presunto ladrón.

El conserje fue detenido por la Policía Nacional acusado de dos robos con fuerza (por usar una llave ajena) cometidos en viviendas de la urbanización donde trabajaba. Son los que se han podido probar hasta ahora, aunque se sospecha que quizá haya más casos todavía sin denunciar. Según la Policía, el arrestado aprovechó que varios vecinos le confiaron las llaves de sus domicilios para entrar cuando no estaban y robar desde un décimo de lotería a una televisión o dinero en efectivo.

Una de las víctimas, una joven que vivía de alquiler en la urbanización, comenzó a echar en falta distintas cantidades de dinero de su bolso. Inicialmente la mujer lo achacó a algún gasto que no recordaba o a que había perdido el dinero, pero empezó a sospechar de que había algo más detrás cuando el hecho se repitió.

Lo primero que hizo fue colocar un testigo, un cabello, pegado entre la puerta de su vivienda y el marco, una trampa habitual en las películas de detectives. La víctima pudo comprobar así que en su ausencia alguien estaba entrando en la casa.

Pero quedaba saber de quién se trataba. Para ello, ocultó minuciosamente una cámara de alta resolución, un aparato digital pero de uso doméstico, en un pequeño muñeco de adorno con forma de búho que puso en una estantería. Por si fuera poco, trató de conseguir otras pruebas y para ello también fotografió cada billete que tenía en la cartera, asegurándose de que el número de serie se veía perfectamente.

Minutos después de salir de la vivienda, la cámara oculta dejó constancia de cómo el conserje entraba en su apartamento, registraba sus pertenencias y sustraía varios billetes de la cartera. Así, puso las evidencias en bandeja para que, una vez formulada la denuncia, el presunto ladrón fuera detenido. Según la Policía, entre sus pertenencias se encontró uno de los billetes fotografiados por la víctima. El detenido es un hombre de mediana edad, vecino de Jaca y con familia.Separados por su culpa

La investigación posterior permitió sacar a la luz otros posibles robos, que no habían sido denunciados por las víctimas. Uno de los casos es de dos antiguos inquilinos de la misma vivienda, dos compañeros de trabajo, que al final acabaron por romper su relación debido a que se culpaban mutuamente de las continuas faltas de dinero y otros efectos.

En el registro practicado en el domicilio del detenido, los agentes han hallado un décimo de lotería sustraído a la denunciante, así como una navaja y una televisión, ambas robadas a los anteriores inquilinos de la casa.

La investigación, llevada a cabo por el grupo de Policía Judicial de la comisaría de la Policía Nacional de Jaca, continúa abierta para aclarar hechos similares ocurridos en el último año.

Etiquetas
Comentarios