Huesca

Un hotel a 100 metros del suelo en los Mallos

Una empresa formada por dos veteranos escaladores ofrece la posibilidad de pasar la noche colgado en mitad de una de las moles de piedra.

Una tienda colgada en uno de los mallos de Riglos, donde es posible pasar la noche.
Una tienda colgada en uno de los mallos de Riglos, donde es posible pasar la noche.
rab riglos suite

Te imaginas dormir una noche colgando en el vacío a 100 metros del suelo? Con este reclamo, la empresa Rab Riglos Suite ofrece la excitante experiencia de dormir en una hamaca de pared en los Mallos de Riglos. El servicio incluye el ascenso hasta la habitación con un guía y la cena. Detrás de la idea están los veteranos alpinistas Álvaro Novellón y Rafael García Romero. Ellos son escaladores de grandes paredes y están acostumbrados a dormir en esta especie de tienda de campaña colgada que se utiliza para ascensiones de varios días.

"Hay muchos escaladores, pero pocos que duerman arriba", explica Novellón, que lo describe como una sensación única y muy gratificante. Solo conoce un proyecto similar en Sudamérica, pero con habitaciones fijas. En el caso de Rab Riglos Suite, se colocan a última hora y se levantan al amanecer. "Tampoco añadimos instalaciones a la pared, utilizamos las ya existentes, con la idea de respetar el entorno natural y al resto de escaladores", aclara el también guía de alta montaña.

Hay cuatro habitaciones dependiendo de las habilidades de los clientes. ‘El Colorado’ es accesible para todos: sirve como bautismo de escalada pero también se puede acceder a pie por detrás. Las otras son ‘La Visera’, ‘El Peón’ y ‘El Puro’, los nombres de varios mallos, solo aptas para gente con experiencia y que se sitúan a mitad de las moles de piedra, a unos 100 metros sobre el suelo.

Las hamacas tienen una capacidad para dos personas y en cada emplazamiento se podrán instalar dos. "Esta experiencia se puede disfrutar solo, pasar una noche romántica en pareja bajo el cielo estrellado o vivir una aventura con amigos", según el mensaje promocional de la web, que también detalla la posibilidad de disponer de ‘terraza’, es decir, una repisa donde poder estirar las piernas, "siempre con las medidas necesarias de seguridad". Junto al cliente, pero en una habitación separada, dormirá el guía, dispuesto a atender cualquier emergencia pero sin restar privacidad.

Se habla de hotel, pero en realidad se trata de una actividad de escalada con un guía y, eso sí, una experiencia única. Precisamente por este motivo los precios son de suite:hay un servicio estándar a 300 euros por persona (650 si son cuatro) que incluye ascenso y descenso, estancia y cena; el desayuno cuesta 10 euros; se ofrece saco de dormir y sábanas y también cena VIP y vídeo o fotografías con drones.

Rab Riglos Suite ha sido calificado como proyecto Mile (Microempresa de Iniciativa Local Emprendedora) por la DGA. Cuenta con el patrocinio de una marca de equipamiento deportivo, Rap, que aporta las cuerdas, las hamacas, los cascos, los arneses... El proyecto se quiere lanzar en todo el país pero dada su especialidad va dirigido sobre todo al público extranjero.

Etiquetas
Comentarios