Huesca

El pleno de la DPH pide retirar el impuesto que grava a las estaciones de esquí

PSOE, PP y PAR votan juntos en contra de esta medida, incluida en el paquete fiscal del gobierno de Lambán.

Pleno de la Diputación de Huesca
El pleno de la DPH pide retirar el impuesto que grava a las estaciones de esquí
Rafael Gobantes

El Alto Aragón ha dejado clara la opinión del territorio en contra de la imposición de un tributo que grava a las estaciones de esquí por el impacto de los tendidos de cable y que no tiene precedentes en otras autonomías ni en otros países. En el pleno celebrado este jueves por la Diputación Provincial de Huesca, 24 de los 25 miembros de la corporación votaron a favor de una resolución, presentada por el PP y enmendada por el PSOE, que insta al Gobierno de Aragón a “suspender” su aplicación y a elaborar un informe técnico, por parte de los empresarios y los sindicatos, que estudie la incidencia del impuesto medioambiental del transporte por cable “en la actividad económica del territorio, así como en el precio final del forfait del esquí y en la repercusión laboral en dichos centros de trabajo”.

La propuesta salió adelante con el apoyo del PSOE, el PP y el PAR y solo votó en contra el diputado de Cambiar, Luis Arduña.

El alcalde de Canfranc, Fernando Sánchez, encargado de defender la postura del PSOE, dijo hablar “desde el corazón”, como municipio directamente afectado, al manifestar su temor por la repercusión de un tributo cargado a empresas que han pasado por un concurso de acreedores o presentan pérdidas en su cuenta de resultados. Por cada 20 euros gastados en las estaciones, otros 80 repercuten en la economía de los valles, recordó. En cuanto al impacto paisajístico, señaló que las estaciones solo ocupan el 1% de la superficie del Pirineo, donde el 60% son espacios protegidos.

A este efecto multiplicador se refirió también la portavoz del PP, Ana Alós, quien apuntó que gracias a él “mucha gente puede seguir viviendo en el Pirineo y por tanto conservando el territorio”. Sería “un mazazo” para las empresas del esquí, sobre todo para las privadas.

El impuesto existió desde 2006 a 2011, pero el gobierno de Rudi lo eliminó para ayudar al sector de la nieve en tiempos de crisis. Ahora Lambán lo ha recuperado dentro de su paquete de medidas fiscales actualmente en tramitación en las Cortes. La recaudación prevista se calcula en 1,5 millones de euros. Astún y Candanchú tendrían que pagar unos 300.000 euros cada una, mientras que el resto correspondería al grupo Aramón, participada al 50% por el Gobierno de Aragón e Ibercaja, y también con una importante deuda.

Otro alcalde del Pirineo, Luis Estaún, habló en nombre del PAR para manifestar “el clamor popular” que existe en la provincia en contra de la medida. Él teme que los centros invernales de Huesca pierdan competitividad y la imagen del Alto Aragón se vea afectada. “Se lanza al exterior la idea de que las estaciones suponen un impacto ambiental negativo”, aclaró, cuando Sallent de Gállego y Panticosa, con pistas de esquí, están incluidas en la Reserva de la Biosfera de Ordesa, un reconocimiento de la Unesco “al equilibrio entre desarrollo y medio ambiente, y ahora vamos a poner una ecotasa que diga lo contrario”.

El único grupo a favor del impuesto es Cambiar. Su diputado, Luis Arduña, lo defendió como una compensación por el impacto medioambiental y “porque los recursos tienen que salir de algún lado. “Lo que habría que reclamar es que revierta al territorio que lo paga y para reparar ese daño”, añadió.

Las medidas tributarias del gobierno de Aragón motivaron otra moción, pero fue rechazada con los votos del PSOE y Cambiar. En ella, el PAR planteaba instar a Lambán a reconsiderar en el proyecto de ley las previsiones relativas al impuesto especial sobre hidrocarburos y el de transmisiones patrimoniales. Solo los diputados populares apoyaron el texto.

Etiquetas
Comentarios