Despliega el menú
Huesca

Gastronomía

Gin con sabor laurentino

Sale al mercado una nueva ginebra con sabor a albahaca y melocotón, de sello oscense.

La ginebra Bolskan.
La ginebra Bolskan.
HA

Tras las barras de muchos bares de la capital oscense ya lucen las cuidadas botellas de la ginebra Bolskan. Como ya desvela su nombre, que significa Huesca en celtíbero, detrás de esta bebida hay sello local, y si atendemos a que está aromatizada con albahaca y melocotón, dos productos tan típicos de las fiestas de San Lorenzo, se despejan todas las posibles dudas.

José María Ortega Pardina es uno de los promotores de esta nueva bebida, que apenas lleva tres semanas en el mercado y que recibe la categoría de premium. “Es aconsejable para mezclar con una tónica neutra, y a la hora de decorarla, hacerlo con piel de melocotón y hojas de albahaca, que es lo que mejor combina”, explica Ortega, que dice que el sabor no resulta demasiado contundente.

Enebro, albahaca de Huesca y melocotón del Bajo Cinca son sus ingredientes principales. Aunque el alcohol de grano utilizado para su destilación ha estado macerando con cardamomo, raíz de angélica, jengibre, corteza de naranja seca, cilantro, clavo, pimienta de Jamaica y nuez moscada.

La idea de llevar a cabo esta ginebra tan laurentina surgió hace unos siete años, en un grupo de amigos oscenses, dedicados al suministro de bebidas alcohólicas a establecimientos hosteleros. “Surgió entonces una fiebre muy grande por las diferentes ginebras de sabores, y pensamos hacer una con estos matices, pero no fue hasta hace un año y medio cuando el proyecto empezó a cobrar forma”, relata Ortega.

Los jóvenes contaban con experiencia en la venta de bebidas, pero no en su elaboración, por lo que tras una cuidada búsqueda se decantaron por la destilería Sys, en Elche, para la preparación de la ginebra. “Era una empresa casi centenaria, con una forma de trabajo muy artesanal, y nos pareció la adecuada para el proyecto que teníamos en mente”.

Y como en estos casos todo supone un valor añadido, encargaron el diseño de las botellas al oscense Jesús Gutiérrez, que ha querido reflejar también desde el envase el prestigio que tiene un producto de esta categoría. “Hemos intentado hacer un diseño moderno y acorde al peso de su contenido, jugando con el origen celtíbero del nombre”. Así, el nombre de Bolskan acapara la atención de la botella, con una tipografía creada para la ocasión, que se acompaña de una trama de motivos étnicos. “También hemos puesto otro color en la zona del cuello, incidiendo en la idea de que es una ginebra de etiqueta negra”, añade el diseñador.

Así, con tiradas muy pequeñas, que les permita ir viendo el recorrido de su producto, los oscenses se han iniciado en la venta de Bolskan, a un precio de 38 euros la unidad, que ya se puede encontrar en bares y restaurantes de la ciudad y en algunos comercios especializados para la venta al por menor. “Somos prudentes, queremos ver como funciona en Huesca, y a partir de allí abrir el mercado a la provincia y a Zaragoza”, concluye Ortega.

Etiquetas
Comentarios