Huesca
Suscríbete por 1€

"Nuestros hijos llevan dos cursos sin colegio, dando clase en el salón social del pueblo"

?El colegio nuevo de Ontiñena se cerró en junio de 2013 para reparar unas grietas, pero las obras aún no han empezado.

Los niños no tienen patio y juegan en la calle. Al fondo, el salón social, que hace de colegio.
"Nuestros hijos llevan dos cursos sin colegio, dando clase en el salón social del pueblo"

Los niños de Ontiñena, en Huesca, llevan año y medio dando clases provisionalmente en el salón social del pueblo, un edificio que comparten con el bar de jubilados en la planta baja, con escaleras, sin baños adaptados para pequeños y sin recreo. El colegio, de nueva creación, se desalojó en junio de 2013 por la aparición de unas grietas. "Nos dijeron que en tres meses iban a reparar las grietas, pero ni siquiera han empezado las obras. Y no nos dan información", se lamenta Noelia Roda, portavoz de la asociación de padres del colegio.

Veinte niños de Infantil y Primaria están afectados por esta situación y dan clase en un espacio "que no reúne las condiciones necesarias para un centro escolar", según denuncian los padres y corrobora la directora del colegio. Las clases se han trasladado a la casa de cultura de Ontiñena, como ya se hizo cuatro años cuando se cerró el viejo colegio y mientras se realizaban las obras del nuevo.

"El salón social no está acondicionado para ser un colegio. Las aulas están en la planta primera y las escaleras son peligrosas para los niños. Los baños no están preparados para los pequeños. Y no tenemos patio de recreo. Los niños juegan en la calle, entre los coches aparcados. Ponemos dos señales para que no pasen los vehículos, pero a veces pasa algún coche o algún camión", explica Noemí Benito, directora del colegio.

El colegio de Ontiñena se inauguró en septiembre de 2011 para sustituir al viejo centro escolar, que también se cerró por la aparición de grietas y problemas estructurales. Desde el principio se detectaron grietas y otras deficiencias en el nuevo edificio, hasta que en junio de 2013 el Gobierno de Aragón decidió cerrar temporalmente el colegio.

El Departamento de Educación informó a los padres de que en el primer trimestre del curso 2013-14 se harían las obras y después de Navidad los niños podrían volver a su centro. Pero ha pasado un año, los trabajos no han empezado y los padres se quejan de falta de información.

Según han informado el Ayuntamiento y la DGA a los padres, la empresa constructora quebró y la aseguradora no quería hacerse cargo de las obras. El Departamento de Educación les aseguró en febrero de este año que ellos pagarían las obras, que se harían antes de final de curso y en septiembre los chicos podrían volver al colegio.

"La última reunión que tuvimos con el director provincial de Educación fue a finales de octubre y se comprometió a informarnos mensualmente de cómo iban las obras. No hemos vuelto a saber nada más. También nos dijo que si no nos parecía bien, que nos pondría un bus escolar para llevar a los niños a otro pueblo. Eso no es una solución. Reclamamos nuestro colegio en buenas condiciones", afirma Noelia Roda.

Desde el Departamento de Educación señalan que las obras están contempladas en los presupuestos, pero que aún no han podido empezar por los problemas legales que ha habido con la constructora. 

Etiquetas