Huesca

Piden 28 años a dos hombres por el homicidio a golpes de un inmigrante en Fraga

Los dos vecinos de Fraga se enfrentan a sendas penas de 14 años.

Dos vecinos de Fraga se enfrentarán este lunes ante un jurado popular a sendas penas de 14 años de prisión como presuntos responsables del homicidio, a golpes, de un inmigrante marroquí con el que mantuvieron una discusión en un bar de copas.

Los hechos juzgados se remontan a primeras horas de la madrugada del 9 de agosto de 2008 en el Pub Brunito de Fraga, donde los dos acusados, José Miguel C.A. y Samuel A.V., de 27 y 35 años de edad, respectivamente, tomaban una cerveza en compañía de unos amigos.

Según relata la Fiscalía en su escrito de calificación provisional, sobre las 03.00  de la madrugada, los acusados se enfrascaron en una tensa discusión con el magrebí Ahmed El Lihamdi durante la cual el acusado de mayor edad propinó un puñetazo a la víctima.

La pelea continuó posteriormente en el exterior del local, del que fueron desalojados todos los implicados en el incidente por un guardia de seguridad contratado por los propietarios del establecimiento.

Insultos al inmigrante

Durante la refriega, según el ministerio público, Samuel le espetó al inmigrante que era un "moro de mierda" y que lo iba a "matar" y posteriormente volvió a entrar al local.

Instantes después, siempre según el relato de la Fiscalía, José Miguel C.A. reprochó al inmigrante su conducta y le propinó otro puñetazo en la cara.

Posteriormente, los dos acusados, en compañía de unas personas "indeterminadas", rodearon a la víctima y la acorralaron junto a una de las paredes del interior del establecimiento para seguir golpeándolo.

Durante la paliza, el inmigrante cayó al suelo y recibió dos fuertes patadas, una de ellas en la cara, antes de intervenir el guarda de seguridad para sacar a la víctima al exterior del local y evitar la prolongación de la agresión.

El relato de la Fiscalía asegura que Samuel A.V. salió del local instantes después y consiguió encontrar a su víctima, a la que volvió a propinar una patada en la cara.

Según el informe del forense, ninguna de las lesiones sufridas por el inmigrante le provocaron la muerte sino que fue la acción conjunta de todas ellas, junto a la falta de capacidad para reaccionar debido a su estado de ebriedad, lo que causó finalmente su fallecimiento por asfixia.

El fiscal tipifica los hechos como un presunto delito de homicidio y solicita para cada uno de los acusados 14 años de prisión, así como el pago de una indemnización conjunta de 70.450 euros a la madre del fallecido.

Etiquetas