Despliega el menú
Huesca

Huesca

Quejas por el talud de la calle Almudévar de Huesca

El montículo corta a tráfico la entrada y salida de vehículos hacia la calle San Úrbez

Imagen del talud
Quejas por el talud de la calle Almudévar
J. S.

 Atascos, amplios rodeos en la circulación, dificultad para acceder a las calles de San Úrbez y Almudévar… El talud de tierra colocado a comienzos de mes por el Ayuntamiento de Huesca para evitar las avenidas de agua desde la zona de las harineras hasta esta última vía está causando ya más de un quebradero de cabeza a los vecinos y comerciantes, dado que también corta la entrada y salida de tráfico. “Ahora se producen embotellamientos en horas punta desde el edificio del antiguo Banco de España, incluso los sábados y los domingos”, explica Gonzalo Casas, propietario del garaje que lleva su nombre. Como explica Casas, son numerosos los vehículos que aparcan en estas calles, dado que no se ha declarado zona azul después de la peatonalización del centro. Coinciden además, como indica, los vehículos de los trabajadores de las naves industriales de la zona. “Es un paso nos venía muy bien, porque servía para descongestionar el tráfico”, señala Casas.

“Aquí había antes un movimiento impresionante y el paso por la calle Almudévar suponía un desalojo de coches total; ahora todo el mundo tenemos que pasar por San Úrbez”, explica María Jesús Brosed, desde el comercio de repuestos par al automóvil Comercial Vías. Denuncia, además, el mal estado del pavimento de la calle de San Úrbez, que presenta, como explica, unos baches de gran tamaño. Tanto Casas como Brosed dudan, además, que el talud se haya levantado en terreno municipal. Creen, de este modo, que pueda esta ocupando terreno propiedad de Renfe –dado que cubre parte del antiguo trazado de la vía del tren- o en su defecto, del solar de las harineras, propiedad de la junta de compensación del polígono.

Cuentan, precisamente, con el apoyo de uno de los miembros de dicha junta, el abogado José Enrique Borau. El jurista estudia ahora la propiedad del suelo sobre el que se levanta el montículo de tierra y no descarta presentar una queja si fuese preciso. “Independientemente de quién sea el titular del terreno, la presencia de este talud no hace sino perjudicar y agravar el tráfico en esta zona”, indica Borau, para quien, como dice “salir de la calle de San Úrbez resulta ahora un acto casi heroico”. Como indica, gracias a antigua entrada y salida de la calle de Almudévar “el tráfico era antes mucho más fluido. Ahora hay momentos en los que la avenida de Martínez de Velasco se encuentra colapsada”.

“Por aquí pasaba mucha gente”

Al otro lado del montículo, en las naves de la calle de Almudévar, han notado tanto la presencia de este dique como de las nuevas zonas azules. “Por allí pasaba mucha gente que ahora tendrá que dar un rodeo hasta el otro lado. Ahora, además, todo esto está lleno de coches después de que se pintara la zona azul en las calles de alrededor del centro”, señala Miguel López, uno de los trabajadores de las naves industriales. “Ahora tenemos que dar mucha vuelta”, añade Rubén, un joven conductor que estaciona su vehículo en esta vía.

Por otra parte, el concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Huesca, José Miguel Veintemilla, ha declarado que va a proceder a estudiar a quién pertenece el terreno sobre el que se asienta el talud.

Etiquetas