Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Huesca

La catedral de Huesca da el 'sí quiero', en caló

El deán, Juan Carlos Barón, se estrena en esta lengua para una joven pareja gitana.

Inglés, francés y ahora también en caló, la lengua del pueblo gitano. Sin duda, uno de los momentos más comentados en la capital oscense del documental emitido el domingo por Cuatro y en el que se mostraba un enlace de esta etnia en la capital oscense fue el momento del 'sí, quiero', que se dieron Josan y su ya esposa, Inés 'La Vaca'. Y es que en vez de la fórmula tradicional, utilizaron una adaptada a su cultura, "sí, habiyamos libremente". "Utilizamos el rito habitual, solo que dos personas mayores que sabían caló lo tradujeron", explica Juan Carlos Barón, deán de la catedral de Huesca y encargado además de oficiar la ceremonia. El religioso se dirigió así, en primer lugar al todo el "erai" del Señor allí congregado y ante la presencia de Cristo, "presente caobá". Prometieron, además de amarse y respetarse para siempre, "camelarse".

La soltura que demostró ante las cámaras, asegura el deán de la catedral de Huesca, fue fruto de un constante ensayo los días anteriores, si bien, como comenta, tuvieron que corregirle el acento. Según tiene entendido, fue la primera boda que se oficiaba en la catedral oscense en esta lengua. "He celebrado otras bodas gitanas, pero en castellano. No se trata, por otra parte, del caló oficial, sino el que utiliza la gente de aquí", precisa Barón. Tras esta experiencia, reconoce que han sido varios los conocidos de Huesca que le han parado por la calle para felicitarle. Sin embargo, se muestra tímido tras haberse visto en pantalla y reconoce que no pudo evitar ruborizarse. "Me decían que no se sabía en qué idioma estaba hablando", dice, divertido. Con todo, fue una experiencia para recordar. "Fue muy bonito y no solo la ceremonia religiosa, sino la manera festiva de celebrarlo después", agrega el deán catedralicio.

La catedral oscense ofrece también ceremonias de matrimonio en francés, alemán o inglés, utilizando misales especiales aprobados por la Iglesia. Asegura que, sin embargo, al contrario que ocurre con las citadas fórmulas de matrimonio, el texto gitano todavía no ha sido aprobada por la Conferencia Episcopal Española. "Sería bonito que se aprobara en un futuro, tanto para bodas como para bautizos", señala. Confiesa, no obstante, no entender el malestar generado en la Fundación Secretariado Gitano, cuya coordinadora estatal dirigió un comunicado a los medios tras la emisión del reportaje. "Se trata de una costumbre más, como otras muchas que todavía se conservan hoy en día en la provincia, por lo que creo que no tiene que haber lugar para la polémica", subraya Barón.

Críticas desde el propio colectivo

El citado colectivo, con presencia también en la capital oscense, asegura que el nuevo programa de televisión hace "especial hincapié en aspectos morbosos y estereotipados que no buscan mostrar la realidad actual y los esfuerzos y avances de la comunidad gitana en España (una comunidad heterogénea y cambiante, constituida por más de 700.000 personas), sino más bien perpetuar determinados clichés asociados a esta población desde hace décadas". Critican a la cadena por preocuparse tan solo por la audiencia, en referencia a otro programa de éxito de la cadena, 'Callejeros', en el que, aseguran, "se han especializado durante años en mostrar la cara más marginal y anquilosada de la población gitana en nuestro país".

Fuentes de la familia aseguraron a HERALDO, por otra parte, que se mostraban satisfechos por el resultado y que entendían, asimismo las críticas que pudieran suscitar, ya que un programa televisivo no tiene por qué gustar siempre a todo el mundo.

Etiquetas