Despliega el menú
Huesca

Parque Miguel Servet de Huesca

Preocupación por el estado de los árboles del parque Miguel Servet

Los vecinos han detectado falta de hoja fuera de temporada y el desarrollo anormal de algunos ejemplares.

Macetero roto
Preocupación ante el estado de los árboles del parque Miguel Servet
J. S.

Hojas secas durante todo el año, copas raquíticas, crecimiento irregular respecto a otros ejemplares de su misma especie… el estado de los árboles que crecen en determinadas zonas del parque Miguel Servet de la capital oscense ha hecho saltar la alarma entre los vecinos de la zona. En concreto, se trata de los ejemplares que crecen en los alrededores del ‘solarium’, junto a la zona de juegos y en paralelo a la calzada de entrada a la calle de Saturnino Baqué desde Vicente Campo. También los cipreses plantados en torno al conocido como ‘estanque de la Leona’, junto a la Casita de Blancanieves y el árbol magnolio de la entrada a este espacio verde desde la avenida de Juan XXIII. Se suman además, fuera de los límites del parque principal de Huesca, algunos de los aligustres que se encuentran en la citada avenida, en el tramo que va desde el cruce de la calle San Jorge al cruce con la calle de Las Ciencias.

“Hemos detectado que tienen las hojas muertas, aún fuera de temporada y el crecimiento de otros árboles de la misma especie situados en otras zonas del parque han experimentado un desarrollo continuado”, comenta Jesús Núñez, miembro de la Asociación de Vecinos del Barrio de San José, al que pertenece el parque Miguel Servet. Temen así que pueda tratarse de algún tipo de enfermedad vegetal, dado que, como recuerda este vecino, en el caso de los ejemplares que se encuentran en la zona del ‘solarium’, “se trata de árboles relativamente jóvenes, que se plantaron cuando se construyó esta parte del parque y son varios los ejemplares de esta especie que presentan estas características”.

Respecto a los cipreses que pueblan los alrededores del ‘estanque de la Leona’, junto a la Casita de Blancanieves, puede verse cómo los arcos metálicos que les sirven de soporte y les dan, a su vez, forma, se encuentran desnudos en algunos tramos. Por otra parte, el magnolio del acceso al parque que preside el monumento a los Reyes de Aragón, presentaba, como indica Núñez, “un aspecto raquítico”. El ejemplar ha sido podado recientemente, sin embargo, como indica este miembro de la asociación vecinal, “podría haberse hecho mucho más grande de lo que era hasta este momento”. La esperanza está puesta, por otra parte, en los aligustres de la avenida Juan XXIII, ejemplares todos ellos, como indica este vecino, “todavía jóvenes” y que aún pueden recuperarse.

Baches y baldosas rotas

Esta demanda se suma así, como recuerda Jesús Núñez, a otras relacionadas con el parque Miguel Servet que la Asociación llevan tiempo reivindicando al consistorio oscense. Señalan así la rotura de bordillos, baldosas y maceteros, además de la presencia de baches, junto con el mal estado de los paneles informativos y la formación de charcos y corrientes de agua cada vez que llueve en los accesos al recinto, especialmente, en la calle de Vicente Campo. Llaman también la atención sobre el estado de la gran fuente ornamental que se encuentra en el pasillo que separa las zonas del ‘solarium’ y el Teatro Griego, que se caracterizaba por su gran chorro central y que lleva ya un largo periodo de tiempo inactiva. “Se trata de una fuente que forma parte de las imágenes más típicas y queridas de Huesca y que se ha convertido en un macetero”, asegura Núñez.-

Etiquetas