Despliega el menú
Huesca

Religión

Emotivo adiós de los oscenses a la reliquia de San Juan Bosco

La urna parte ahora hacia Barcelona después de tres días de celebraciones en la capital altoaragonesa.

Los fieles pasan a adorar a la reliquia de Don Bosco
Emotivo adiós de los oscenses a la reliquia de San Juan Bosco
J. S.

Los fieles oscenses y muy en especial, la comunidad salesiana, decían adiós el mediodía del viernes a la urna de San Juan Bosco venida desde Turín y que ha pasado tres días en la capital altoaragonesa. Se trata de una estatua yacente del santo italiano que contiene una reliquia de su brazo derecho y que visita Huesca dentro de un recorrido por varias ciudades españolas, como Sevilla, Valencia, Madrid o Zaragoza, con motivo del 200 aniversario de su nacimiento, que se celebrará en 2015. Su próximo destino será Barcelona.

Don Bosco, como le llaman cariñosamente, sus fieles, fue recibido el miércoles por un gran número de oscenses en la basílica de San Lorenzo, en una ceremonia presidida por el obispo de la diócesis, Julián Ruiz. A continuación tuvo lugar una procesión hasta la iglesia de María Auxiliadora, donde se han celebrado hasta hoy diversos actos, como un concierto de música sacra, una vigilia-oración de jóvenes, la bendición de niños y diferentes eucaristías. La última fue la oficiada la mañana del viernes, que finalizó con la adoración de los presentes que abarrotaban el citado templo oscense. Muchos se hacían fotografías con la urna, la grababan en vídeo, rezaban unos segundos en silencio con las manos posadas sobre el cristal o alzaban en brazos a los más pequeños para que conocieran al fundador de los salesianos.

“Parece que no quiera marcharse”, comentaba José Sorando, párroco de María Auxiliadora, “han sido tres días intensísimos, sabíamos del aprecio por Juan Bosco y por sus hijos salesianos en Huesca, pero como nos dijo alguien, la multitud que presenciamos en la basílica de San Lorenzo solo era comparable a la que puede verse para las fiestas”. En su opinión, esta devoción se debe a dos factores: “en primer lugar, a que se trata de un santo muy popular, muy cercano, que ha puesto la santidad en manos de todos y en segundo lugar, a los 108 años de presencia salesiana en Huesca, que han calado muy hondo”.

La reliquia de la mano derecha es, en opinión, del sacerdote, “todo un símbolo” ya que se trata de “la mano que bendice, la mano que acoge, es algo entrañable, del santo”. No sabría, por otra parte, elegir el momento más especial de esta visita. “Habría que mirar dentro de los corazones. He visto llorar a madres, a padres a abuelos. Sería interesante hablar con todas y cada una de las personas que han asistido a los diferentes actos y que nos dijeran qué les ha calado de Don Bosco”, añade el religioso.

Entre aquellos que han acudido a despedir la venerada urna se encontraba Carlos Hernández, antiguo alumno del colegio de Salesianos de Huesca. “Ha sido muy importante para nosotros, ya que hemos conocido a Don Bosco desde niños, ahora nuestros hijos también vienen a este colegio. Ha sido, sin duda, una de las celebraciones más importantes”, comenta Carlos. “La perseverancia, la ayuda a los demás y el ser mejores cristianos” son, en su opinión, algunos de los valores que transmite la figura del santo italiano.

De poner música a la celebración se ha encargado, junto con el resto de componentes del coro de guitarras de la parroquia, Javier Machuca. “No pensábamos que iba a venir tanta gente como ha venido, han venido también desde los pueblos de los alrededores. Han sido tres días muy intensos, es algo que pasa una vez en la vida y que merece la pena”, opina este joven. Como dice, San Juan Bosco es un santo “muy querido por todos los antiguos alumnos que han pasado por el colegio y así se ha demostrado estos días”.

“Don Bosco quiere estar con todos nosotros, por eso está recorriendo el mundo, para que podamos ver cómo era, ya que para mucha gente no resulta posible viajar hasta Turín”, comentaba, por otra parte Diego Yanes, de trece años de edad. “Sentí mucha emoción cuando llegó a Huesca y siento mucha tristeza ahora que se va”, confiesa Diego.-

Etiquetas