Huesca
Suscríbete

ESPECTÁCULOS

La Feria de Teatro y Danza de Huesca echa el cierre

La Feria Internacional de Teatro y Danza echa hoy el cierre tras una treintena de espectáculos, la apertura de 23 expositores y la presencia de 400 profesionales del sector

Teresa Lázazo, de Teatro Corsario
La Feria Internacional de Teatro y Danza echa el cierre

La Feria Internacional de Teatro y Danza toca hoy a su fin en Huesca y lo hace con un balance en general satisfactorio por parte de los empresarios de las artes escénicas que han acudido para colocar su expositor en la sala polivalente del Palacio de Congresos de Huesca –y en especial, por parte de aquellos que han acudido por primera vez al mercado de espectáculos oscense– y vender allí sus espectáculos; aunque a algunos les hubiese gustado, eso sí, haber tenido más contacto con los programadores desde sus expositores.«Me apetecía mucho asistir a esta feria para que se me viera. Antes había estado como visitante. Hemos conocido a mucha gente y ahora, a ver si se dan esos frutos», comenta el «agitador» zaragozano Pepín Banzo desde su expositor.

«La Feria está animada, ha sido una sorpresa contar este año con tantos programadores acreditados. Es una feria con mucha densidad de programación, en la que se celebran también unas jornadas y por ello quizá te quedas en ocasiones con la impresión de que pasa poca gente por los stands», relata Raquel Anadón, de la compañía zaragozana Teatro Che y Moche. «Pero sí que es verdad que al cabo del día ves a la gente en los espectáculos, las comidas y demás. Esperamos que los programadores nos apoyen a las compañías independientes y de medio formato ya que a pesar de no contar con cabeceras de cartel damos vida a un sector, damos trabajo a mucha gente y sabemos hacer las cosas bien», añade Anadón.

«Hemos aprovechado sobre todo para trabajar, para hacer fondo de oficina y hemos aprovechado otros momentos más multitudinarios, como los de las comidas para darnos a conocer. Los contactos suelen hacerse más fuera del stand que aquí, pero eso es algo que al parecer, sucede en todas las feria», opina, por otra parte, Laura Terramont, de la compañía valenciana de Patricia Calvo. «Es la primera vez que vengo a esta feria y todavía me siento un poco perdida. He podido conocer a gente que lleva viniendo 15 años y el ‘background’ que llevan se nota», añade Terramont, quien dice además estar muy contenta por la experiencia, ya que el hecho de acudir a una feria es siempre «algo positivo, mejor que quedarse en casa».

Para Teresa Lázaro, de Teatro Corsario (Valladolid), la asistencia la Feria oscense es también un motivo de afianzar su presencia como compañía dentro del sector, además de que presenta la oportunidad de establecer contacto con otros grupos teatrales. «Ha venido gente de toda España. Tenemos la oportunidad de mostrar nuestro trabajo aquí y de hablar con los programadores y eso está bien. Las compañías que venimos a vender nuestros espectáculos podemos decir ‘sigo aquí, todavía no me he ido’. Seguimos pues en esta pelea continua», asegura Lázaro.

También desde Valladolid ha viajado hasta Huesca una muy joven compañía, creada este mismo año, Penthesilea Teatro, para presentar los ‘Amantes’ del Nobel Harold Pinter. «Para nosotros ha sido muy importante que nos seleccionaran para instalar un expositor, por lo que estamos muy agradecidos tanto a la ciudad como al director de la Feria por esta oportunidad», señala Rosa María Ríos, responsable de esta compañía. Esperaba, al igual que otros compañeros, que hubiese pasado más público por su expositor, sin embargo, tienen ganas de repetir el año que viene. «A ver si para entonces nos sería también posible actuar aquí. Sería todo un honor, porque el nivel es impresionante», añade Ríos.-

Etiquetas