Despliega el menú
Huesca

UNIVERSIDAD

El campus oscense ha perdido en los últimos años tres titulaciones y un 13% de alumnos

Los recortes aplicados por la Universidad de Zaragoza contrastan con la cesión de patrimonio y obras hechas por el Ayuntamiento (12 millones de euros), y la Diputación (9).

Estudiantes del campus oscense conversan a las puertas de uno de los edificios de la Universidad.
El campus oscense ha perdido en los últimos años tres titulaciones y un 13% de alumnos
J. BLASCO

¿Cumplirá Huesca su aspiración de impartir el ciclo completo de Medicina? ¿Llegará algún día Turismo y Podología? ¿Devuelve la Universidad lo que le da la ciudad? Son preguntas que se hacen muchos oscenses, desde los políticos hasta los ciudadanos de a pie, que ven cómo las instituciones altoaragonesas se han volcado con la Universidad de Zaragoza en la última década con cesiones, obras y donaciones que superan los 20 millones de euros-, mientras que el campus de Huesca ha visto recortada su oferta en tres titulaciones y desciende en medio millar el número de estudiantes.

El último mazazo para la ciudad ha venido de la mano de los estudios más exitosos y demandados, Medicina. El próximo año no se impartirá 3º, serán 57 alumnos menos. La Universidad de Zaragoza, que ha tomado la decisión unilateralmente basándose en su «autonomía académica», asegura que falta tiempo y recursos económicos. La noticia ha coincidido en el tiempo con la renovación por parte de la Diputación de Huesca por dos décadas más del colegio Ramón Acín, que cuenta con 123 plazas y está valorado en 900.000 euros, a la Universidad de Zaragoza, otra muestra más de la «generosidad» de las instituciones oscenses.

Una historia que se repite

Pero la historia no es nueva. La ciudad se ha volcado en la última década con la institución académica, aunque las respuestas de esta no acaban de convencer. En la última década, según los datos de los estudios que la propia Universidad publica en su página web, el campus ha perdido un 13% de estudiantes, pasando de los 3.418 que había en 2000/2001 a los 2.985 que se han matriculado en el presente curso. También en titulaciones, la capital altoaragonesa ha perdido oferta. De las 14 que se ofertaban se ha quedado con 11. Humanidades se fue, también una de las modalidades de magisterio (ahora no existe la de Educación Física) y a Empresariales no llega Turismo, el grado que dejaba su oferta como anteriormente, con tres títulos.

Y mientras por un lado se resta y se resta, por otro se suma y se suma. El alcalde en funciones, Luis Felipe, aseguró en un Consejo Social de la Universidad que la generosidad municipal del ayuntamiento supera los 12 millones de euros en donaciones y adecuación de infraestructuras.

Fue precisamente en el año 2000 cuando el Ayuntamiento de Huesca, gobernado por Fernando Elboj, compró el antiguo Seminario por tres millones de euros para donarlo a la Universidad de Zaragoza. El objetivo de la institución era adecuar los más de 36.000 metros cuadrados de este edificio para vicerrectorado, colegio mayor, comedor, biblioteca y otros servicios. Pero ni la obras ni los dineros llegan, mientras las ventanas rotas han propiciado que las palomas aniden dentro, la maleza crezca en sus patios interiores y las humedades comiencen a hacer de las suyas por las paredes.

Diez hectáreas

El Ayuntamiento también cedió a la institución académica 10 hectáreas en el antiguo solar de Alvisa. El consistorio las consiguió gracias a la recalificación de los terrenos y no dudó en donarlas para que el campus de Huesca creciera junto al río Isuela. En él esta previsto construir un nuevo edificio para la Facultad de Ciencias de la Salud y el Deporte, e incluso se habló de levantar viviendas de alquiler para estudiantes. Pero ni lo uno ni lo otro ha llegado.

También se pagó con patrimonio municipal (una permuta de suelo por obras a la DGA) la inversión de más de 5,7 millones de euros que se realizó en el entorno de la Residencia de Niños, actual sede de Empresariales, y del vicerrectorado. Esta cantidad se destinó al parquin subterráneo que hay bajo lo que fueron los jardines del viejo orfanato y a la gran zona verde que incluso ha tomado el nombre de la institución, el Parque Universidad.

Pero no es el Ayuntamiento el único que ha demostrado su generosidad con la institución académica. También la Diputación de Huesca se ha volcado con ella. Recientemente renovó la cesión del colegio mayor (valorado en 900.000 euros). También tiene cedida la zona conocida como Antiguas Residencias (el edificio, las naves, los terrenos de las pistas deportivas... valorados en 8 millones de euros) y en breve le otorgará Santa María In Foris, una iglesia románica en la que ha invertido 1,2 millones para rehabilitarla.

Pero de momento la Universidad, según dijo el rector, Manuel López, en una de sus últimas visitas a Huesca, solo prevé contar con un calendario antes de fin de año, tanto para el solar de Alvisa como para el viejo Seminario. Advirtió que la crisis está haciendo mella en sus arcas y que será difícil acometer grandes proyectos. ¿Deberá esperar otros diez años el Seminario?

Etiquetas