Despliega el menú
Huesca

PATRIMONIO

Cultura recupera el proyecto para hacer visitables las ruinas del Círculo Católico

Es el hallazgo arqueológico más importante de los últimos años, pero la intervención en los restos, localizados en la planta sótano de las viviendas, lleva cuatro años paralizada.

Estado actual de las ruinas, que ayer visitaron la consejera Broto y el alcalde.
Cultura recupera el proyecto para hacer visitables las ruinas del Círculo Católico
JAVIER BLASCO

Las ruinas romanas del Círculo Católico, que han permanecido encerradas bajo llave en una planta sótano durante los últimos años, por fin podrán ser visitadas. El departamento de Educación y Cultura del Gobierno de Aragón ha retomado el proyecto, aparcado desde 2007, para musealizar el yacimiento arqueológico excavado durante los años 90 en el casco histórico de Huesca, que constituye uno de los principales hallazgos de la época romana en la ciudad junto al teatro de la calle Canelles.

La singularidad de este espacio radica en que se encuentra bajo las viviendas de protección oficial construidas en el antiguo Círculo Católico y solo se puede acceder a él actualmente través del garaje. Por ello, el proyecto incluye la construcción de un acceso desde la plaza situada sobre el parquin.

Hace cuatro años, poco antes de las elecciones municipales, Suelo y Vivienda de Aragón (propietaria del solar y promotora de las VPO), la Dirección General de Patrimonio y el Ayuntamiento de Huesca prometieron adecuar las ruinas para hacerlas visitables, con un coste calculado entonces en más de 2 millones de euros. Pero la iniciativa se paralizó y durante estos cuatro años han permanecido ocultas al público.

La consejera, María Victoria Broto, anunció ayer en Huesca «la musealización de estos restos de la Huesca romana», que se convertirán en una extensión del Museo de Huesca, «como si fuera una sala más». «Los haremos visibles, que estén abiertos, a disposición de los visitantes y, por otra parte, colocaremos una señalización para que la gente entienda qué parte de la Huesca romana está viendo». Broto no dio un calendario, «será en el plazo de tiempo más breve posible». De momento, los técnicos de la Dirección General de Patrimonio trabajan en la redacción del proyecto.

 

Entre columnas de hormigón

Las ruinas, sobre las que se levantan las columnas de hormigón que sujetan los edificios de viviendas, están datadas en el año 50 a. de C. y, según especialistas como Juan Ulibarri, técnico de la DGA, permiten realizar un viaje al pasado de la ciudad de Huesca y de la Hispania Romana.

Pertenecen a la época republicana, están «bastante bien» conservadas y entre ellas destacan un templo -podría estar adscrito al dios Baco, por las cerámicas halladas-, y parte de los viales. Curiosamente, algunas de estas calzadas conservan incluso las rodadas de los carros que circulaban por ellas. «Son restos bastante monumentales y muy emblemáticos de lo que puede ser una ciudad romana, que fácilmente pueden transmitir a los visitantes el ambiente de una ciudad romana», explicó Ulibarri.

También se hallaron en el yacimiento restos prehistóricos, de 2.500 a. de C., así como elementos muebles del resto de las culturas implantadas en la ciudad, de época ibérica o musulmana.

 

Arqueología superpuesta

Los técnicos de Patrimonio están estudiando unas necesidades básicas para acometerlas en distintas fases. Por una parte está el trabajo arquitectónico: la iluminación o la construcción de un acceso desde la plaza para la entrada del público. En cuanto al proyecto museográfico, uno de los aspectos que destacará es la arqueología superpuesta, es decir, cómo las ciudades van creciendo una sobre la otra mezclándose elementos de distintas civilizaciones, algo que ejemplifican muy bien estas ruinas, instaladas en el parquin de unas viviendas. También se van a intentar reconstruir alguno muros de forma que los visitantes se haga una idea más aproximada de la arquitectura doméstica y templaria de la Osca de época romana. «Hemos hecho una especie de hojaldre en el que prácticamente se puede ir viendo la superposición de culturas en Huesca con la ciudad contemporánea que tenemos encima», explicó el técnico.

El yacimiento se localiza en el solar del antiguo Círculo Católico, cerca de la plaza de San Pedro. Cuando se iban a construir sobre él las viviendas de protección oficial, se inició la excavación, que se prolongó varios años. La Dirección General de Patrimonio obligó a la empresa pública Suelo y Vivienda de Aragón a conservar las ruinas e integrarlas en los edificios. Desde que acabaron las obras, han estado protegido de la humedad con telas y plásticos, con visitas periódicas para controlar su estado de conservación.

Etiquetas