Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

SD HUESCA

Gilvan: «Onésimo me hace ver que debo mejorar»

El brasileño despertó en Salamanca, con arrancadas marca de la casa. Comienza a recuperar la chispa perdida en el parón. Onésimo le pica con este asunto; «pero entiendo que lo haga», dice Gilvan.

Gilvan, a la derecha, en plena disputa de una pelota junto a Camacho y dos defensores del Salamanca.
Gilvan: «Onésimo me hace ver que debo mejorar»
CARLOS PASCUAL

El partido del sábado ante el Salamanca dejó señas interesantes sobre la recuperación de Gilvan Gomes. El extremo brasileño cuajó un partido más completo que los últimos que venía realizando, especialmente en una primera parte en la que fue un azote por el costado zurdo del ataque azulgrana.

El empate, no obstante, tuvo un poderoso sabor a derrota. No solo porque el conjunto salmantino igualase en el minuto 86, sino porque el Huesca desaprovechó dos ocasiones muy claras de gol en las botas de Tariq y Toni.

«Estamos tristes porque el equipo jugó muy bien y tuvo varias oportunidades». La reflexión es de Gilvan minutos antes de subirse al autobús para llegar a Huesca bien entrada la madrugada del domingo.

Se escaparon dos puntos contra el Salamanca, una pérdida que se dejó notar en el ánimo de los jugadores. Algunos, como Gilvan, encontraron consuelo pensando en el próximo partido. «Hay que ganar al Rayo porque jugamos en casa. Y en nuestro campo tenemos que aspirar a ganar a cualquiera, se llame Rayo, Betis o como se llame».

Y es que el brasileño le tiene ganas al conjunto rayista "porque siempre nos vence» y recuerda la paliza de este año en el Teresa Rivero, cuando los de Sandoval se impusieron por cuatro a cero.

«Tenemos que pensar en positivo, el punto que nos llevamos al final tampoco es malo. Seguimos lejos del descenso y tenemos la moral a tope para intentar derrotar al Rayo el próximo domingo por la mañana», añadió Gilvan.

Su mejoría física

El cuerpo técnico cree que Gilvan perdió un punto de forma importante cuando tuvo que ir en Navidad a Brasil para solucionar problemas burocráticos. «Es cierto, pero es lo que sucede cuando estás veinte días corriendo, sin trabajar con el balón. Es muy diferente estar con los compañeros a un ritmo muy fuerte. Además, a la semana de venir enfermé antes de jugar contra el Albacete. También tuve fiebre antes del encuentro con Las Palmas. Ahora ya empiezo a recuperar la fuerza y la confianza para encarar a los rivales», reivindicó el atacante carioca, que suma tres goles en lo que va de temporada.

Onésimo bromea con esta situación para picar a Gilvan. Le ha llegado a decir que quien ha vuelto de Brasil no ha sido él sino su hermano gemelo. «Lo entiendo porque trata de hacerme ver que debo mejorar y además me lo dice a la cara».

 

Ni idea de su futuro

Gilvan tiene este año y otro más de contrato. Hace semanas que suena el posible interés del Espanyol. Él asegura que no sabe nada. «Nadie ha hablado conmigo, pero yo me debo al Huesca. Otra cosa es que haga un buen final de campaña y apareciese una oferta que fuera buena para mí y también para el club». Y es que el momento de venderle para obtener traspaso sería este verano.

Etiquetas