Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

El Ayuntamiento pagará 2.400€ por la cesión de suelo para la Vía Verde

La empresa pública Tragsa redactará el proyecto para reconvertir el camino del tren.

Dos mujeres caminan por el antiguo trazado de la vía ferroviaria en la calle Fuente del Ibón.
El Ayuntamiento pagará 2.400€ por la cesión de suelo para la Vía Verde
R. GOBANTES

Huesca. El Ayuntamiento de Huesca ha enviado al Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) el borrador de convenio para hacer uso del suelo de la antigua travesía ferroviaria y acondicionarlo como una Vía Verde a lo largo de los 5,5 kilómetros que ocupa el camino desde el casco urbano oscense hasta Alerre. El documento recoge que Huesca pagará 2.400€ anuales mientras que Alerre aportará 200.

La cesión de uso del terreno estaba pendiente desde finales de 2007, cuando se puso en marcha la variante del tren y el tramo de la vía dejó de tener utilidad. No obstante el acuerdo se ha demorado porque los responsables municipales no estaban de acuerdo con las condiciones de uso marcadas por el Adif, propietario del suelo. El gestor de infraestructuras pedía un canon anual de 6.000 euros por la ocupación de la vía. Esta cantidad se consideró excesiva por el mero hecho de caminar sobre el corredor verde, destino de los 30.000 metros cuadrados.

Aunque en los Presupuestos Generales del Estado de 2011 no se contempla una partida determinada para esta actuación, el proyecto parece haber quedado desbloqueado. Domingo Malo, concejal de Urbanismo de Huesca, explicó que la semana pasada se remitió a Barcelona el documento elaborado por los técnicos municipales, que se firmará cuando el Adif dé su conformidad.

Convenio con Adif

El convenio, con particulares o con ayuntamientos, es la fórmula habitual del administrador ferroviario para dar un nuevo uso a las estaciones y el suelo que ya no se emplean pero que siguen siendo patrimonio de la entidad.

El acuerdo se ha redactado a partir de la reunión que a finales de este verano mantuvieron el subdelegado del Gobierno en Huesca, Ramón Zapatero; el alcalde de Huesca, Luis Felipe; y el concejal de Urbanismo con el secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán. Ya entonces se adelantó que la contrapartida económica por el suelo iba a ser inferior a los 6.000 euros que se pedían porque dentro de la futura Vía Verde se establecerían dos tramos diferenciados: uno urbano y otro, el comprendido entre Huesca y la población de Alerre.

Asimismo, Domingo Malo comentó que la empresa pública Tragsa, con experiencia en estas actuaciones, ya ha recibido el encargo de redactar el proyecto para reconvertir el trazado de la antigua vía en Vía Verde, como se denomina a los itinerarios que discurren sobre antiguas infraestructuras ferroviarias. Según indicó el concejal, la ejecución de las obras no supondrá gasto alguno para las arcas municipales. No obstante, Malo apuntó que todavía no se ha establecido un calendario de actuación para el desarrollo de los trabajos porque "hay que ir paso a paso".

Además del montante de la obra, es probable que el dinero que se pague anualmente por usar el suelo de la vía revierta en mejoras para el propio camino.

Aunque no se ha determinado aún cómo será el diseño de la nueva Vía Verde, sí está claro que la gravilla que cubre el espacio que antes ocuparon raíles y traviesas se sustituirá por otro material que sea más cómodo para peatones y ciclistas. Este paseo es frecuentado por los oscenses para caminar y para pasear a sus perros.

Etiquetas