Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

CUENTAS MUNICIPALES

Un presupuesto de mínimos para 2011 impide acometer las obras millonarias

Los grandes proyectos de la capital altoaragonesa quedan aparcados debido a la crisis.

Plan Director del Parque.
Un presupuesto de mínimos para 2011 impide acometer las obras millonarias
R. G.

El 2011 tampoco será el año de la potabilizadora. Ni el del paso subterráneo que conecte Juan XXIII y la calle Teruel. Tampoco hay dinero para hacer realidad el Plan Director del Parque ni para convertir el andador de grava de la antigua vía en un paseo.

Los recortes presupuestarios han dejado arrinconados estos proyectos millonarios que, si no se ejecutaron en su día, menos probabilidades tienen ahora de salir adelante. Las cuentas aprobadas por el Ayuntamiento de Huesca para 2011 contemplan partidas para las obras del plan Urban, los fondos europeos Feder y la rehabilitación del casco antiguo (ARCH). Poco más, salvo la reforma del paseo de Ramón y Cajal o la construcción de la rotonda del centro comercial Coso Real.

El Plan E permitió en 2010 modernizar el sistema de abastecimiento de agua, pero aún están pendientes las dos grandes infraestructuras que se situarán en ambos extremos, la tubería de transporte desde Montearagón y la planta potabilizadora. La primera sigue sus trámites pero la segunda lleva tres años en el olvido desde que en enero de 2007 el Instituto Aragonés del Agua entregara al Ayuntamiento un anteproyecto valorado en 5,5 millones de euros.

Tampoco aparece este año en presupuestos el parque de bomberos, a pesar de que en 2008 se prometió que estaría operativo en 2010. Para el nuevo edificio se había reservado una parcela municipal al norte del polígono Sepes, y se planteó como una inversión urgente, ya que la actual sede de la plaza Mosen Demetrio Segura, construida en 1986, se ha quedado pequeña.

Viejas reivindicaciones

También tendrán que esperar algunas reivindicaciones vecinales de calado. No parecen tiempos propicios para el traslado de la subestación eléctrica de Doctor Artero, caballo de batalla de la asociación del barrio de María Auxiliadora.

Y el paso subterráneo entre la avenida de Juan XXIII y la calle de Teruel, vinculado inicialmente a la operación urbanística de las harineras, queda fuera del documento por octavo año. Este tramo viario que cerraría el anillo perimetral de la ciudad por debajo de las vías tendrá que esperar, lo mismo que otro de los proyectos vinculados a la antigua travesía de tren, el andador construido una vez que se levantaron los raíles. Se ha quedado como un simple camino de grava cuando aspiraba a convertirse en un bulevar. Y es que el Ayuntamiento ni siquiera se puede permitir el lujo de pagar los 6.000 euros al año de alquiler que le exige ADIF (el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), actual propietario del suelo.

En época de crisis, el Plan Director del Parque Miguel Servet, una reforma de 9 millones de euros, parece una utopía. Ni habrá nuevo Teatro Griego, ni un jardín de bambúes en la Fuente del Ibón, y tampoco se canalizará la acequia para reproducir la lámina de agua artificialmente en superficie. Por contra, las obras acometidas en los últimos meses han servido para resolver problemas puntuales: el arreglo de los bancos, la mejora del paseo de las Pajaritas o el derribo de los aseos públicos. Paradójicamente se invirtieron 150.000 euros en el punto zoológico, un proyecto personal del anterior alcalde, Fernando Elboj, que ni siquiera estaba contemplado en el plan director.

Para su sucesor, Luis Felipe, la prioridad presupuestaria son las políticas sociales y la obligación, el ajuste, de forma que la inversión "no es tan abultada como otros años". Luis Felipe aclaró que el paso subterráneo de Juan XXIII hace ocho años que no está en presupuestos, pero sí se actuará este año en la vía verde, con la firma de un convenio con ADIF "por lo menos para un tratamiento inicial". El alcalde recordó que con el Plan E se han acometido obras en los dos últimos años por valor de 14 millones de euros y que, gracias a los fondos del Estado y de Europa, la ciudad podrá tener más actuaciones en este ejercicio.

Precisamente el programa de rehabilitación del casco histórico, el Feder y el Urban copan las inversiones. Al ser planes cofinanciados con otras administraciones el Ayuntamiento está comprometido a sacarlos adelante. En el Urban, por ejemplo, aporta el 50%.

 

Servicios básicos y poco más

El PP considera inexplicable que "a estas alturas Huesca no tenga una potabilizadora, debemos ser de las pocas ciudades". Según su portavoz, Ana Alós, en su día el Instituto Aragonés del Agua se comprometió a financiar la inversión. Propone que, en estos tiempos de crisis, se aproveche para avanzar el trabajo y, por ejemplo, redactar un plan de movilidad que fije las prioridades y planifique las áreas que hay que peatonalizar y por dónde debe ir el tráfico.

"Ni siquiera nos podemos plantear la prioridad de algunos proyectos", afirma el portavoz de Chunta Aragonesista, Miguel Solana, porque, añade, el presupuesto da para mantener los servicios básicos y acometer inversiones de urgencia, como ocurre en el parque de Miguel Servet. Miguel Solana cree que "hemos dejado pasar la oportunidad que supusieron los años de vacas gordas, hemos dejado de hacer cosas básicas porque el Palacio de Congresos absorbió la mayor parte de la inversión cuando se podría haber hecho con menos dinero".

Pilar Novales, concejal de IU, coincide con él en que se ha estado optando por un modelo de ciudad "de grandes proyectos", como el Palacio de Congresos, que ha fagocitado la capacidad inversora, y al mismo tiempo se ha vendido el patrimonio público.

Etiquetas