Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

ECONOMÍA

La Cámara de Comercio perdería casi el 50% de sus ingresos con el nuevo decreto

La supresión de la obligación a las empresas del abono de las cuotas impedirá el desarrollo de proyectos y supondrá reducir los serviciosEl 84% de industrias están exentas o pagan menos de 60 euros.

Huesca. La Cámara de Comercio de Huesca advirtió ayer de la difícil situación económica a la que se va a ver abocada con la entrada en vigor del Real Decreto Ley 13/2010 presentado por el Gobierno y que establece la voluntariedad del pago de las cuotas que abonan las empresas, ya que suponen casi el 50% del total de sus ingresos. Las afecciones alcanzarían al desarrollo de proyectos y programas en marcha y supondrían reducción de los servicios.

El presidente de la organización, Manuel Rodríguez Chesa, rechazó que la medida potencie la competitividad de las empresas, como apunta el decreto, "porque casi el 80% de ellas no pagan o aportan menos de 60 euros". Concretó que de las 21.206 empresas censadas en la Cámara de Huesca un 36%, (7.566) están exentas del pago y otras 10.205 aportan solo entre 10 y 60 euros. La entrada en vigor del decreto supondrá pérdidas de más de 1,3 millones, el 48,2 por ciento de los ingresos.

El presidente dijo que tampoco mejorarán las servicios de las Cámaras, como también sugiere la nueva normativa. En este sentido señaló que durante el presente ejercicio de 2010 se han prestado servicios a 3.602 empresas, ha habido 1.276 alumnos en los cursos de formación, se han atendido a 1.411 demandantes de empleo, a 743 emprendedores y a 31 empresas en relevo generacional, lo que supone que la entidad ha atendido en este año 7.063 usuarios.

Rodríguez Chesa advirtió que la entrada en vigor del decreto va a tener graves consecuencias en la sociedad Prodesa, "porque si los recursos desaparecen habrá que hacer un planteamiento" o en proyectos como asistencia a ferias, etc. Añadió que "se van a ver mermadas las prestaciones que las Cámaras llevan dando más de cien años" y apuntó que las pequeñas y medianas industrias son las mayores beneficiarias de sus servicios "y como tengan que solicitarlos a expertos externos, les va a suponer lo equivalente a 10 años del pago de cuotas", dijo. Aludió por último a la "preocupación" que hay entre los trabajadores de la institución por su futuro.

El presidente de la Cámara dijo que hay muchas dudas sobre la aplicación del decreto que les condicionan, entre ellos la elaboración del presupuesto para 2011, por lo que esperan se resuelvan cuanto antes en los contactos que se siguen manteniendo.

Juan Carlos Trillo, director general de Industria, que compareció junto a Rodríguez, se reunirá con el ministerio de Industria para abordar la aplicación de este decreto que, dijo, "parece improvisado" y ha sumido a las Cámaras en "un momento angustioso".

Etiquetas