Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

EDUCACIÓN

El colegio de Zaidín suspende las clases por un incendio intencionado, el segundo en un mes

Uno o varios desconocidos prendieron fuego a un aula. El centro no descarta que puedan ser alumnos.

El director, la alcaldesa, María Teresa Font, y los técnicos comprobaron los daños del incendio.
El colegio de Zaidín suspende las clases por un incendio intencionado, el segundo en un mes
JOSé DíAZ

Zaidín. El colegio público de San Juan Bautista de Zaidín se ha visto obligado a suspender las clases "hasta nuevo aviso" después de que unos vándalos provocaran en la madrugada del lunes un incendio que dejó inutilizada una de las aulas y causaran graves destrozos de mobiliario. Así lo anunció ayer el Ayuntamiento a los vecinos a través de un pregón y lo confirmó posteriormente la DGA. Es el segundo fuego intencionado que sufre el centro en un mes y se da la circunstancia de que ambos se han producido en el aula donde dan clase los alumnos de 1º de ESO. Por suerte, en ningún caso ha habido daños personales.

La Guardia Civil ha abierto una investigación para tratar de identificar al autor o autores del incendio. No obstante, una de las hipótesis que bajara el colegio es que haya sido algún alumno o alumnos ya que conocían perfectamente cómo allanar el centro y porque, además, en ninguno de los incidentes ha habido robos, solo daños materiales.

Según explicaron desde el departamento de Educación del Gobierno de Aragón y el director del colegio, Isidro González, los profesores descubrieron el allanamiento y el incendio cuando acudieron ayer al centro a las 8.45. Los destrozos que dejaron a su paso apuntan a que saltaron desde el tejado de una casa contigua a una terraza del edificio y que desde allí entraron a una clase fracturando el cristal de una ventana.

Los mismos alumnos afectados

Una vez dentro del aula, los vándalos rompieron el cristal de la puerta, que estaba cerrada, "y desde allí se han ido metiendo por donde les ha parecido oportuno", señaló el director. Los principales destrozos se produjeron en el aula que ocupaban los alumnos de 1º de la ESO, a la que se habían trasladado después del incendio ocurrido hace un mes y que había sido remodelada recientemente. Al parecer, prendieron fuego a dos armarios donde el profesor guardaba libros, programaciones, exámenes e informes de estudiantes... Además, provocaron otro pequeño fuego en una zona más alejada quemando exámenes. Las llamas hicieron que se desprendiera parte del yeso del techo y, según la DGA, se está pendiente de que el arquitecto municipal valore el alcance de los daños y que el Ayuntamiento los repare.

Los gamberros también se cebaron con la sala de profesores, donde volcaron las pantallas de dos ordenadores y rompieron la máquina de café. Otra de las aulas afectadas fue la de 3º de Primaria, donde fracturaron los cristales de la puerta y de las ventanas.

"Preocupación" de la comunidad

El director reconoció la "preocupación" de la comunidad educativa "porque es la segunda vez que nos ocurre en un mes". El anterior incendio tuvo lugar el lunes 15 de noviembre y, al parecer, entonces emplearon un 'modus operandi' muy similar ya que también entraron de noche a través de una ventana para causar actos vandálicos y prender fuego a varios libros y botes de desodorante. "Por suerte solo explotó uno de los botes, que fragmentó una pared que separaba el aula de la sala de profesores, pero podría haber sido mucho peor", aseguró Isidro González, quien manifestó que tienen "sospechas" de quién o quienes pueden estar detrás de estos hechos "y creemos que son chavales del mismo colegio, pero no podemos probar nada". La DGA también confirmó que "ha sido un acto de vandalismo puro y duro".

Por ello esperan que las pesquisas de la Guardia Civil sí den frutos esta vez -en la anterior ocasión no pudieron recuperar huellas- "para que no queden impunes".

Por último, el director negó que estos incidentes sean la causa de que algunos padres hayan decidido sacar a sus hijos del colegio para escolarizarlos en otros centros de Fraga. "Hay familias que quieren una educación privada y más elitista, a la cual tienen todo el derecho, pero la proporción de alumnos que se han podido marchar no es significativa", subrayó.

Etiquetas