Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

EL PARTIDO EN DIRECTO

0 SD HUESCA
0 GRANADA FC

El equipo lograría su segundo triunfo seguido en El Alcoraz si es capaz de doblegar (18.00) al Granada de Mikel Rico, uno de los conjuntos revelación de la categoría.

0 SD HUESCA <br>0 GRANADA FC </br>
0 SD HUESCA
0 GRANADA FC

Cumplido el partido cien en Segunda llega ahora el último del año, la oportunidad de marcharse con cierto sosiego a las vacaciones navideñas o con un pie atado a las posiciones que más queman. A las seis comienza el encuentro ante el Granada de Mikel Rico. La presencia del vasco en las filas andaluzas le da al choque un color especial. Porque el recuerdo de sus dos etapas de azulgrana no puede ser más grato.

El Huesca vive un momento emergente que no se luce tanto como debiera en la clasificación. Hay mucho empate por medio, los de alrededor también espabilan y para recorrer un metro hace falta Dios y ayuda. Los números respaldan la reacción del equipo de Onésimo. De los últimos diez partidos solo ha perdido uno, en Córdoba, ha ganado tres (Xerez, Barcelona y Alcorcón) y ha firmado tablas en el resto. El descenso le pisa los talones (a tres puntos) pero la zona templada no está mucho más lejos.

El Granada goza de un doble privilegio: por un lado, la condición de recién ascendido le presta esa valentía casi insultante con la que se movía el Huesca en el año de su debut; y por otro, dispone de un formidable equipo, apoyado por esa relación de filialidad que mantiene con el Udinese. Para entenderlo rápido: contar con un goleador de la talla de Geijo (pichichi de la categoría) no está al alcance de cualquiera.

Con todo, el conjunto que dirige Fabri, otro viejo conocido de la parroquia oscense, es mucho más eficaz en casa que como visitante. Sus estadísticas son diametralmente opuestas según se maneje en sus dominios o tenga que hacer las maletas. Como local, en ocho partidos ha ganado cinco, empatado dos y perdido uno, con 21 goles a favor y seis en contra; fuera de casa, de siete envites ha vencido en uno, igualado en dos y sucumbido en cuatro.

Onésimo volvió a esconder el once en un entrenamiento a puerta cerrada, pero algunas claves parecen de dominio público. Si Marcos ha trabajado con el grupo, lo normal es que aparezca en el lateral izquierdo. Como Echaide vuelve de su sanción, lo lógico es que siente a Ochoa y forme pareja con Corona. Y en el lateral derecho, una vez más, Molinero. El resto, los de casi siempre.

Etiquetas