Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

OPERACIÓN POLICIAL

Detenidos tres estanqueros de Monzón por fraude fiscal y contrabando de tabaco

La Guardia Civil precintó además 17 máquinas expendedoras en bares y restaurante e inmovilizó 11.000 cajetillas.

Una de las 17 máquinas precintadas en un bar de Monzón.
Detenidos tres estanqueros de Monzón por fraude fiscal y contrabando de tabaco
JOSé LUIS PANO

Una operación de la Guardia Civil para el control de la venta de tabaco se ha saldado con la detención de los dueños de tres estancos en Monzón y el precinto de numerosas máquinas expendedoras en bares y restaurantes de la comarca del Cinca Medio.

A los estanqueros se les acusa de los delitos de fraude fiscal, contrabando y falsedad documental, por irregularidades en la documentación que debe acreditar la procedencia de la mercancía, sometida a impuestos especiales. Además, se han levantado más de 70 actas por infracciones administrativas que tendrá que resolver la Agencia Tributaria.

La Guardia Civil realizó los arrestos la semana pasada y empezó a precintar las máquinas hace más de diez días. Los tres detenidos, tras prestar declaración en las dependencias policiales, quedaron en libertad, a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Monzón.

La operación se inició el pasado mes de agosto. La patrulla fiscal de la Comandancia de Huesca puso en marcha en la comarca del Cinca Medio una operación para el control de la venta de tabaco en estancos y máquinas expendedoras. Los especialistas observaron diversas irregularidades en la circulación de estas mercancías que están sometidas a una fuerte carga fiscal.

Inspecciones en toda la comarca

Tras los controles, la Guardia Civil comprobó que los paquetes de tabaco localizados en las máquinas de 17 bares de la comarca incumplía la normativa vigente. Pero la investigación no apuntaba a los propietarios de bares y restaurantes como responsables sino a los estanqueros que recargaban las máquinas y que, según fuentes de la investigación, son propietarios de las mismas. Por ello se decidió inspeccionar los estancos. De acuerdo con la información facilitada por la Guardia Civil, "el ilícito cometido lo realizaban los propietarios de varios establecimientos (estancos) que se dedicaban a la venta de tabaco".

La operación se cerró hace unos días con el precinto e inmovilización de 17 máquinas expendedoras, en cuyo interior se encontraron un total de 11.043 cajetillas de tabaco de diversas marcas, valoradas en 39.755 euros, y la detención y puesta a disposición del juzgado de instrucción y primera instancia número 1 de Monzón de las tres personas.

Las diligencias se instruyeron por presuntos delitos de contrabando, fraude fiscal y falsedad documental. Además de estos hechos delictivos, se tramitaron 72 actas por infracciones administrativas contra los reales decretos de Ordenación del Mercado de Tabacos y 17 actas por incumplimiento del Reglamento de Impuestos Especiales. Estos expedientes seguirán la vía administrativa y ya han sido remitidos a la Agencia Tributaria de Huesca, que tendrá que decidir si ha lugar a una sanción y qué multa cabe imponer.

"No hay contrabando"

El abogado de uno de los detenidos comentó a este periódico que en la práctica de las diligencias y en el periodo de pruebas "vamos a intentar demostrar ante el juez su inocencia, porque entendemos que el delito de contrabando no se ha dado en ningún caso". Según el letrado Javier Vilarrubí, se trata simplemente de divergencias en la facturación del tabaco. "La gente oye hablar de delito de contrabando y piensa que es tabaco ilegal, cuando es un tema fiscal". Aseguró que en el caso de su cliente la mercancía ha pasado por los pertinentes controles de Tabacalera.

Los estancos han podido seguir funcionando con normalidad, abiertos al público, únicamente se han tomado medidas cautelares sobre las máquinas, que desde hace varios días están precintadas y no pueden ser utilizadas por los clientes. Es posible que algunas de ellas acaben siendo incautadas por la Guardia Civil.

Etiquetas