Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

SD HUESCA

Ganar por encima de todo

Onésimo medita cambios para sumar la primera victoria en casa. Le espera el Tenerife, sorprendente colista.

Un momento distendido del entrenamiento de ayer en el campo del IES Pirámide.
Ganar por encima de todo
RAFAEL GOBANTES

Por reiterada, la cantinela les va a sonar. El Huesca busca esta tarde (18.00, Aragón TV) su primera victoria en El Alcoraz y, como paso preliminar, reconciliarse con el gol. El escenario es similar al de las pasadas semanas ante Cartagena o Numancia, con leves cambios. Hay que detenerse en el rival, un Tenerife que es el engañoso e inexplicable colista de la categoría. Y en la llamada de atención del pasado sábado en Córdoba, una derrota que unida a los síntomas habituales en casa, o más bien con el afán de evitarlos, puede conducir a Onésimo a realizar cambios en el once.

La mala primera parte del Arcángel, esa falta de intensidad y concentración que derivó en dos goles evitables, puso en entredicho las virtudes del esquema que lleva reinando varias semanas, desde el triunfo en Jerez. El balance, ocho puntos de quince posibles, sigue siendo bueno. Al menos, corrige el pésimo inicio del ejercicio. Pero los detectados problemas en ataque, la incapacidad manifiesta para darse una alegría en casa, exigían reflexión. Y ni la tabla ni los rivales ofrecen respiro ni margen para ralentizar el avance. Los puestos de descenso asoman y sus moradores aúllan, pues ven a los azulgrana a tiro.

Por todo ello, el técnico pucelano se ha planteado mover alguna ficha. Lo dejó caer en su rueda de prensa del jueves y ha completado dos de las sesiones a puerta cerrada. La sequía del Alcoraz resucita un viejo debate del comienzo del curso: la idoneidad de que Roberto esté acompañado por Galán. Recuerden: se decía que el juego de uno pedía el del otro. Empezaron a llegar triunfos y buenos resultados y se enterró la cuestión. Ahora cobra vigencia con la posibilidad de que el navarro acompañe a Torreta, bien como segundo punta o escorado en una banda. El sacrificado sería David Bauzá, con lo que se regresaría al clásico doble pivote de Helguera y Sastre, con Camacho como enganche. Atrás no se esperan cambios. La estrategia puede volver a cobrar un papel principal. Curiosidades: el Huesca no ha ganado en casa y el Tenerife no lo ha hecho fuera. La x de la ecuación no se va a despejar por aquello de espantar los malos augurios...

Por supuesto, cabe la posibilidad de que se repita el once que casi todo el mundo conoce de memoria, un dato que suele llevar aparejado el carácter de equipo hecho, maduro. Se cambie o no, no hay que olvidar que los oscenses merecen mejor fortuna en su feudo. No es una apreciación subjetiva, sino la palmárea evidencia que señala el visionado de sus partidos en El Alcoraz. Y esos tres, cuatro o cinco puntos de menos se dejan notar; con ellos, el bloque miraría con suficiencia hacia abajo y podría soñar con las plazas de la fase de ascenso a Primera.

Mucho más lejos las tienen los canarios, sumidos en una convulsa espiral. Son últimos con el mismo bloque que casi logra la permanencia la pasada temporada; todo su once inicial sabe lo que es jugar en la liga de las estrellas, con un Nino a la cabeza que sumó 29 goles hace dos temporadas y 14 en la elite. Es difícil explicar su pésima situación, que se llevó por delante a Gonzalo Arconada al cuarto partido. Ahora, Juan Carlos Mandiá trata de corregir el rumbo. No ha comenzado muy bien el gallego, pero resulta inevitable pensar que el 'Tete' es un farolillo rojo con trampa. Vamos, un coco.

Etiquetas