Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

LOBE HUESCA

Remontada y victoria

El Lobe Huesca logra en Pamplona el primer triunfo del curso tras una gran remontada y con un Salsón galáctico.

Freimanis trata de frenar a Sanborn, del Iruña.
Remontada y victoria
DIARIO DE NAVARRA

Remontada épica y sufrida de Peñas Huesca en el Anaitasuna de Pamplona (85-86). Suman así la primera victoria de la temporada los Navarro en un encuentro que llegaron a perder hasta por diecisiete puntos. Pero la fortuna que había sido esquiva en este arranque de temporada sonrió ayer al cuadro peñista, sobre todo en un final de infarto en el que Grupo Iruña llegó a ponerse un punto arriba tras un desafortunado resbalón de Javier Salsón. Sin embargo, el jugador madrileño enmendó su error y consiguió la canasta decisiva. Gran segunda mitad de los altoaragoneses y un triunfo balsámico para una plantilla que por juego y nombres merece estar mucho más arriba.

Arrancaba el duelo en el pabellón Anaitasuna con un ritmo fulgurante. Intercambio de canastas con transiciones rapidísimas que elevaban el 7-6 al luminoso apenas disputados dos minutos de juego. Fiel a su estilo, el cuadro peñista trató de aplicar su receta de velocidad sobre la cancha pamplonesa, y eso se tradujo en un duelo agradable de ver para los espectadores que acudieron al feudo de Grupo Iruña. Pero, como viene siendo habitual, si al juego rápido no se le une la eficacia en el lanzamiento el cuadro altoaragonés lo acaba sufriendo. Así, dos malas decisiones en ataque, con una selección de pase discutible provocaron que los entrenados por Ángel Fernández abrieran brecha de siete puntos antes de alcanzar el ecuador del primer periodo (16-9).

Salió entonces Jeff Bonds a escena y tomó la manija en el puesto de base Xavi Ventura, pero ni por esas. Romá Bas era una amenaza desde el 6,75, y con su tercer triple ampliaba la distancia hasta el 22-13. Peñas Huesca continuaba fallón en el lanzamiento y Ángel Navarro se vio obligado a llamar a sus hombres a filas solicitando tiempo muerto. Poco efecto surtió la arenga del técnico peñista, y por si fuera poca la sangría, Iñaki Sanz volvía a dar en la diana desde el perímetro (25-13). El buen balance entre el juego interior y el exterior de los primeros minutos se había esfumado en Huesca, que se limitaba a correr y plantarse en la línea para tratar de enjugar la desventaja cuanto antes. Un parcial de 6-8 -con cinco puntos de Ventura- dejaría el marcador en 31-21 a la conclusión del primer cuarto.

Las imprecisiones en los albores del segundo periodo de los oscenses fueron la tónica dominante. Excesivos nervios en el tiro -entre Bonds y Asier sumaban un 0/6 en triples- permitieron a Grupo Iruña establecer una nueva máxima (41-28). Sólo Xavi Ventura leía el juego con claridad en el cuadro peñista y de nuevo Navarro se vio obligado a demandar tiempo a la mesa de anotación. Ventura sumaba su décimo punto saliendo del minuto técnico, pero Iñaki Narros y José María González replicaban con sendos lanzamientos de 6,75 (47-30). Peñas Huesca estaba totalmente noqueado y sólo logró maquillar ligeramente antes del descanso (50-36).

Repetía quinteto Navarro tras el paso por vestuarios, con la única variación de Ventura por Herrero en el puesto de base. Parcial de 2-8 inical, con un Asier muy activo, y esperanzas renovadas en los peñistas que obligaban a Ángel Fernández a pedir tiempo muerto (52-44). Había salido mucho más intenso el cuadro aragonés, dispuesto a lavar la mala imagen que había ofrecido en el primer tiempo. Pero un controvertido 2+1 convertido por Sanborn y un triple de Romá Bas volvían a dar oxígeno a los anfitriones (60-49). Xavi Ventura impedía desde la línea de personal que Grupo Iruña se marchara en el electrónico.

El duelo estaba trepidante, con ambos contendientes imprimiendo velocidad al juego, pero Grupo Iruña tenía ayer una baza en las muñecas de Bas y Narros que ametrallaban desde el 6,75 cualquier conato de reacción altoaragonesa. Pero la moral peñista no se vino abajo y en el tramo final del cuarto un parcial de 0-7 ponía a los de Navarro de nuevo en liza y con las esperanzas intactas de cara al último periodo (67-61).

Y no podía empezar mejor el definitivo cuarto. Sergio Llorente se plantaba en la línea de triple y disparaba para poner al Peñas a tiro de piedra (67-64), y Asier y Javier Salsón rubricaban la remontada desde la línea de 4,60 metros (67-68). La defensa zonal urdida por Ángel Navarro se le atragantaba a Grupo Iruña, que no encontraba cómo atacar la retaguardia peñista, donde Stevie Johnson se hinchaba a robar balones. Jeff Bonds rubricaba el parcial de 0-9 para poner a Huesca tres arriba, roto por el acierto de Romá Bas.

Lobe tenía ahora el partido de su lado, y a pesar de las decisiones arbitrales como un triple otorgado por la dupla que ni tan siquiera tocó aro, abría hueco hasta el 72-77. El duelo se encaminaba hacia un final de infarto, como al final resultó siendo. Pero la esquiva diosa fortuna que había dado la espalda a Huesca en las cinco jornadas previas acabó sonriéndole en el pabellón Anaitasuna, a pesar del resbalón final de Salsón que enmendó con la canasta decisiva. Un primer paso para conseguir confianza en la categoría.

Ficha técnica

Grupo Iruña Navarra Sanborn 17, Bas 20, Sanz 7, Blair 15, Iñaki Narros 21. También jugaron: José María González 5, Txomin López 0, Adrián García 0, Labiano 0.

Lobe Huesca Chus Aranda 0, Asier 16, Herrero 3, Salsón 20, Freimanis 6. También jugaron: Jeff Bonds 13, Ventura 17, Johnson 0, Laerke 0, Llorente 8, Smith 3.

Parciales 31-21; 19-15; 17-25 y 18-25 .

Árbitro: Uruñuela Uruñuela y Salvador Magallanes.Sin eliminados.

Incidencias: Anaitasuna. Unos 1.500 Espectadores

Etiquetas