Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

PERIFERIAS 2010

Periferias rinde un emotivo homenaje a Labordeta, voz de la tierra aragonesa

El festival presenta hoy la película 'El tío Boonmee', ganadora en Cannes 2010. 3.100 espectadores durante el primer fin de semana.

Paula, hija de Labordeta y su viuda, Juana, siguieron el acto desde la primera fila.
Periferias rinde un emotivo homenaje a Labordeta, voz de la tierra aragonesa
RAFAEL GOBANTES

Periferias vivió ayer una jornada especial, marcada por el emotivo homenaje al desaparecido cantautor, escritor y político José Antonio Labordeta, la puesta en escena del innovador espectáculo de danza, humor y marionetas de Manuel Cañadas 'Petroff solo quiere bailar', y la satisfacción de los organizadores por la gran afluencia de público durante el primer fin de semana del festival.

En un casi lleno salón de actos de la DPH, Periferias plasmó ayer su propio recuerdo a José Antonio Labordeta en un homenaje que contó con la participación de su hija Ángela, del escritor Carlos Castán, del músico Juanjo Javierre y del propio director del festival Luis Lles. En la primera fila de butacas escuchaban emocionadas Juana, la viuda del cantautor y Paula, otra de sus hijas.

Luis Lles, se refirió a Labordeta como "un hombre de espíritu periférico" que representa como nadie "la voz de la tierra aragonesa" y recordó que el cantautor participó en 2007, en la edición 'Tierra' de Periferias. Actuó la noche del 25 de octubre junto a Joaquín Carbonell y Eduardo Paz de La Bullonera y allí, en el Palacio de los Deportes "nos entregó un maravilloso territorio escrito con su voz". Aludió a su primer contacto con Labordeta en la década de los 70 y apuntó que fue el Johnny Cash de Aragón, "un hombre de voz austera, compromiso político y con un repertorio magnífico". Añadió que Labordeta era una persona abierta, inquieta e interesada en todo lo cultural como lo demostró participando activamente en actos de todo tipo. Juanjo Javierre lo comparó con Bob Dylan y con los Beatles, por el valor de sus canciones que se han convertido en himnos.

Por su parte Carlos Castán, que comentó que descubrió a Labordeta en un concierto cuando tenía 15 años y sus canciones supusieron para él un antes y un después, ya que cambió su modo de entender la música y de amar a Aragón. Destacó que él le enseñó la canción de autor y le introdujo paulatinamente en la poesía. "Los temas de sus canciones se hacen más sosegados y hondos en su poesía", dijo y apuntó que Labordeta "nos enseño a usar la palabra", dijo Castán.

"Para mi padre las palabras eran importantes. Amaba la literatura y la amaba de verdad", dijo Ángela Labordeta para quien la poesía de su padre "está hecha de su realidad".

Por otra parte, la noche de Periferias estuvo dedicada ayer a la danza, que llegaba de la mano de Manuel Cañadas, y su espectáculo 'Petroff solo quiere bailar', un montaje innovador en el que baila al compás de los tanguillos de Raúl Cantizano bajo la luz de un solo flexo y combina danza con flamenco, marionetas y humor.

Periferias mira hoy hacia el séptimo arte para proponernos la visión de una película singular. 'El tío Boonmee que recuerda sus vidas pasadas', del tailandés Apichatpong Weerasethakul, ganadora de la Palma de Oro en el festival de Cannes de este año.

Etiquetas