Huesca
Suscríbete

SAN LORENZO

Autobuses con destino a la fiesta

Un aluvión de visitantes llega estos días a Huesca en busca de buenas vibraciones. La aglomeración se empezó a sentir ayer en la multitudinaria salida de toros en el Coso Bajo.

La estación de autobuses recibió ayer a muchos visitantes.
Autobuses con destino a la fiesta
J. B.

Calles llenas y música por todas partes. El sprint final de este San Lorenzo atraerá a un aluvión de gente que aprovechará el fin de semana y el festivo del lunes para imbuirse del espíritu laurentino. Prueba de ello es que a la estación intermodal de Huesca llegaron ayer cientos de personas en busca de la fiesta que se vive estos días, mientras que el ambiente ya se empezó a sentir en una multitudinaria salida de los toros que inundó de buenas vibraciones el Coso Bajo.

Los autobuses siguen siendo el medio preferido por los visitantes, por lo que Alosa tuvo que reforzar ayer (y lo hará hoy) las líneas que provienen de Jaca, Barcelona y Zaragoza con una quincena de vehículos, según apuntaron fuentes de la empresa de transporte, así como ampliar los horarios para mañana por la mañana.

Las últimas horas de la tarde y las primeras de la mañana son las más ajetreadas en las dársenas de la terminal. Allí se encontraba ayer por la tarde Cristina Espejo, ya que acababa de apearse del vehículo que le traía de Monzón. "Está bastante bien la fiesta y el ambiente en las carpas", dijo la joven, que se quedará hasta mañana domingo. Otro grupo de amigas de la localidad montisonense, de La Almunia y de Estiche iban ya de blanco y verde, preparadas para la noche. "Venimos desde hace dos años porque nos parecen las mejores fiestas de Aragón", argumentó Marta Montaner, de Monzón, que se irá hoy. "El fin de semana nos venía mejor y además hay más ambiente en las peñas y las ferietas", añadió la joven.

"Es una pasada"

El que llegaba por primera vez era Iván Fernández, de Bilbao, aunque viajó destino San Lorenzo desde Sabiñánigo. "Mi hermano lleva aquí toda la semana y me ha dicho que es una pasada", decía el chico, de 19 años, que se sentía tan integrado en las fiestas que era el único del grupo que llevaba la pañoleta verde colgada del cuello, aunque el resto procedía de la población del Alto Gállego. Y es que, según dijo, "hay que aprovechar". De un poco más lejos, desde Alcañiz, venía Patricia López, todavía vestida de calle. "Me vestiré de blanco y verde en cuanto llegue a casa de mi amiga", reconoció la joven, que ya estuvo en las fiestas hace tres años y le parecieron "geniales, ya que nunca había estado con tantas peñas". Mañana volverá a su casa porque los libros le esperan, pero se llevará con ella un poco del aroma de la albahaca.

Y donde estos días no cabe ni un alfiler es en el cámpin de San Jorge, el único de la capital oscense. "Esto es como la Ruta Jacobea: llegan y se van a todas horas", explicaba ayer Javier, el encargado del negocio, que este fin de semana rondará el 90% de ocupación.

Lleno, también el domingo

Mañana domingo, y después de la traca, continuará la fiesta por la capital oscense ya que el lunes tampoco habrá que ir a trabajar. "Será difícil dar por terminadas las fiestas como otros años", comentó la concejal de Fiestas del Ayuntamiento de Huesca, Teresa Sas, quien apuntó que podría ser muy "buena ocasión" para las calles del centro y el recinto de las peñas, ya que no habrá orquestas.

Además, continuó, "la ofrenda de flores y frutos al santo puede tener más participación, aunque la afluencia ha aumentado significativamente en los últimos años". Lo que está claro es que la programación de San Lorenzo se aprieta todavía más estas dos jornadas. "Las fechas condicionaron la programación. No es casualidad que el viernes y el sábado haya muchas más actuaciones de calle", concluyó la edil.

Etiquetas