Despliega el menú
Huesca

CONCURSO VOLUNTARIO DE ACREEDORES

Los sindicatos piden que se aclare el entramado de empresas de Luna

Auguran un proceso "largo y complicado" para la extinción de los 200 contratos y no renuncian llevar a cabo movilizaciones.

La asamblea se celebró en el salón de actos de la Cruz Blanca.
Los sindicatos piden que se aclare el entramado de empresas de Luna
RAFAEL GOBANTES

El concurso de acreedores de Luna Equipos Industriales debe sacar a la luz todos los activos de la empresa y aclarar el entramado de sociedades de la familia. Es la petición que hicieron ayer los sindicatos, en el transcurso de una asamblea informativa a la que asistió la práctica totalidad de los 200 trabajadores de las fábricas de grúas y carretillas de Huesca y Almudévar.

UGT y Comisiones Obreras se comprometieron con los trabajadores a investigar "cualquier atisbo" de ocultación de activos y a "tirar del hilo" para determinar todo el patrimonio de la compañía y de otras vinculadas a ella, pese a que la dirección de la industria aseguró que únicamente cuenta con los medios de producción, es decir, la maquinaria.

Y es que durante la asamblea algunos de los empleados que intervinieron plantearon dudas sobre los activos intangibles (la marca, patentes...) y sobre la relación entre Luna y Campo Redondo Valdegarcen, empresa propietaria de las fábricas y de los terrenos, que como arrendataria es una de las principales acreedoras. Ambas sociedades están vinculadas a la familia Luna Buesa.

A la asamblea asistieron los responsables de las federaciones del Metal e Industria de UGT y Comisiones en Aragón, Luis Tejedor y Salvador Salas, que expusieron a la plantilla la necesidad de movilizarse para exigir responsabilidades y pedir indemnizaciones dignas por los despidos.

Luis Tejedor afirmó que "es verdad que el negocio se ha agotado, pero existe un entramado de empresas que hay que aclarar". "No es una suspensión de pagos limpia", añadió, recordando que es la tercera vez que la empresa recurre a este procedimiento. "Tampoco queremos levantar falsas expectativas", aclaró, porque tendrán que ser los expertos en derecho mercantil quienes determinen la legalidad de las actuaciones de la dirección.

La dirección anunció el pasado martes la presentación de un concurso voluntario de acreedores y un ERE de extinción de contratos, pero todavía no los ha formalizado ni ha presentado las cuentas. Según los datos de 2008 manejados ayer en la asamblea (las cuentas de 2009 no están auditadas), el activo circulante era de 9.053.973 euros, y el pasivo, de 6.646.901, por lo que Luna disponía de un fondo de maniobra de 2.407.071 euros.

Por su parte, el representante de Comisiones, Salvador Salas, dijo a los trabajadores que tienen por delante un proceso largo y "complicado" en el que pueden estar varios meses sin cobrar. Les recordó que a partir de ahora las decisiones estarán en manos del Juzgado Mercantil. "El 19 de julio se acaba el ERE (el tercero de suspensión temporal de empleo desde abril de 2009) y a partir de ese momento nadie va a pagar". Actualmente la plantilla percibe el subsidio de desempleo, del que ya han agotado 9 meses, pero pueden pasar meses hasta que se tome la decisión definitiva sobre la extinción de los contratos. La empresa planteó cubrir este paréntesis con un permiso retribuido, pero "no hay nada firmado". Otra de las preocupaciones es si habrá fondos para dotar un plan de prejubilaciones para los que tengan entre 55 y 61 años.

Plan de reindustrialización

Por otra parte, agentes sociales y partidos políticos, reunidos también ayer en el Consejo Sectorial de Desarrollo, coincidieron en señalar la necesidad de un plan de reindustrialización para la ciudad, que en los últimos 3 años ha perdido a las dos industrias más importantes de la ciudad, Mildred y Luna. El órgano de participación del Ayuntamiento mantendrá un encuentro con el comité para manifestarle su apoyo y plantear medidas al alcance de una administración local.

El concejal de Desarrollo, Fernando Lafuente, matizó que está bien pedir un plan de reindustrialización pero no se puede olvidar el contexto mundial de crisis. "En Huesca hay suelo industrial y ayudas a la implantación, pero las empresas no se mueven". "Desde el Ayuntamiento poco se puede hacer", admitió el secretario general de la patronal Ceos-Cepyme, pero matizó: "Es verdad que Huesca tiene suelo industrial, pero caro, aunque esa es una cuestión que debe resolver la DGA".

Etiquetas