Despliega el menú
Huesca

despdedida

Elboj se va agradecido "porque haber sido alcalde de Huesca es lo más grande"

Tras 11 años al frente del Ayuntamiento, Fernando Elboj dimitió ayer de su cargo y cedió la vara de mando a Luis Felipe. Estuvo arropado por su familia más próxima y una pequeña representación del PSOE.

Luis Felipe y Fernando Elboj compartieron por última vez bancada en el salón de plenos del Ayuntamiento de Huesca. Uno y otro se dedicaron ayer elogios.
Elboj se va agradecido "porque haber sido alcalde de Huesca es lo más grande"
RAFAEL GOBANTES

Adiós a la 'era Fernando Elboj'. El Ayuntamiento de Huesca despidió ayer a quien ha sido su alcalde los últimos 11 años y saludó al que dentro de unos días será investido oficialmente como su sucesor, Luis Felipe Serrate. Fue un emotivo pleno de poco más de media hora de duración en el que el primer edil saliente se mostró agradecido y orgulloso del trabajo realizado desde 1999 "porque ser alcalde de Huesca es lo más grande que se puede ser".

Con un sincero "gracias por todo" concluyó Elboj su alocución en un pleno extraordinario donde estuvo arropado por sus familiares más próximos, además de una pequeña representación del PSOE donde más de uno echó en falta al presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias.

Durante los 17 minutos y 40 segundos de su discurso de despedida -había prometido días antes que no iba a ser una intervención larga-, el ya ex alcalde destacó en primer lugar la "permanente y eficaz" estabilidad política vivida en los últimos 11 años en el consistorio (en el primer mandato pactó con PAR e IU, en el segundo gobernó con mayoría absoluta y en el actual lo hace de la mano del PAR). "Es una de las causas de la buena y abundante gestión local aquí y en cualquier parte y aunque a veces no se le da demasiada importancia, cuando no se tiene o desaparece bruscamente, se echa en falta de verdad", destacó.

Fernando Elboj cumplió lo prometido y no hizo un balance de su gestión "porque lo hecho, hecho está, y cada cual lo valorará según su forma de entender las cosas". Lo único que añadió al respecto es que "los oscenses pueden valorar fácilmente lo que ha hecho el Ayuntamiento de Huesca simplemente recorriendo la ciudad".

El alcalde saliente agradeció "sinceramente y de corazón" las intervenciones precedentes de los portavoces de la oposición, donde no hubo espacio para reproches por su gestión sino que coincidieron en transmitirle buenos deseos para su futuro profesional y sobre todo personal.

En el capítulo de reconocimiento, también tuvo palabras de agradecimiento para los trabajadores municipales "porque son profesionales a los que les debemos mucho y han ayudado también a sentar las bases de un futuro cierto y sostenible de la ciudad".

Aprovechando la presencia del socialista José María Becana, compañero de Senado, Elboj reivindicó el papel de los ayuntamientos y en este sentido demandó al Gobierno de la nación que impulse un nuevo modelo de financiación para las entidades locales, "porque el 33% de la gestión que llevamos a cabo son servicios que no nos han sido transferidos legalmente y para los cuales tampoco tenemos transferencias económicas de las administraciones que realmente son competentes".

"Hay que aprender a decir que no"

En la esfera más personal, el ya ex alcalde aseguró que la mayor satisfacción que se lleva es "que he trabajado intensamente", una actitud que atribuyó "a lo que vi desde niño en mi casa y a lo que me inculcaron reiteradamente en la escuela". Así, señaló que dos de los valores que siempre tiene presentes es que "hay que esforzarse mucho para conseguir las cosas y que hay que aprender a decir que no aunque eso a veces tenga consecuencias personales".

Aunque no dio ningún consejo concreto a su sucesor, sí insistió en la necesidad de mantener el principio de autoridad, "porque en la ciudad no pueden existir niveles de impunidad para nadie y hay que cumplir con la norma y con la ley, especialmente quienes deben llevar adelante la gestión". También recalcó de su ideario político la máxima de que "solo se equivoca el que hace cosas o al menos lo intenta". Elboj subrayó que en este largo ciclo al frente del consistorio ha intentado "ser siempre el alcalde de todos, no solo el de una parte, y anteponer los intereses de la ciudad por delante de cualquier otro".

El ex alcalde deseó "mucha suerte" a su socio de gobierno, Fernando Lafuente (PAR) y a Luis Felipe. A este último se dirigió especialmente afirmando estar convencido de que "lo vas a hacer muy bien porque tienes una amplísima experiencia política, una preparación profesional excelente y porque vienes de un contexto social que os habéis comprometido siempre con el proceso de transformación de la sociedad en la que os ha tocado vivir".

Disculpas por sus errores

Sus últimas palabras fueron para "todos los oscenses" a los que agradeció su actitud y comprensión "y les pido disculpas en todo lo que me haya podido equivocar". Elboj se despidió confesando que ser alcalde de Huesca era un sueño "personal y político" y que "ha merecido la pena". Tras ello, cedió el bastón de mando a Luis Felipe, recogió su banda roja de concejal, saludó uno a uno a todos sus compañeros de corporación y recibió el abrazo de familiares y amigos. El nuevo alcalde en funciones levantó la sesión.

Etiquetas