Despliega el menú
Huesca

SUCESOS

Un joven hiere a otro con una navaja durante una pelea en Grañén

El alcalde pide una mayor presencia policial en labores preventivas, después de las dos trifulcas ocurridas en los últimos días en la localidad.

Juan Antonio Rodríguez, alcalde de Grañén, pide más seguridad.
Un joven hiere a otro con una navaja durante una pelea en Grañén
P. P. A.

Un joven de 28 años de edad y vecino de Grañén resultó herido por arma blanca en la madrugada del pasado sábado, en el transcurso de una nueva reyerta ocurrida en una de las principales avenidas del casco urbano de esta localidad monegrina.

En esta ocasión, el altercado, que tuvo lugar sobre la medianoche, se inició en la zona exterior de un establecimiento hostelero al producirse una pelea entre varios vecinos. En el tumulto que se formó a raíz de la riña, uno de los implicados, de nacionalidad marroquí y residente en la propia localidad, esgrimió un arma blanca, probablemente una navaja, con la que hirió a otro en la zona del abdomen, según confirmaron ayer fuentes de la Guardia Civil.

El supuesto agresor, de unos 25 años de edad, fue detenido por agentes de este cuerpo poco después de ocurrir el suceso, y según las mismas fuentes, está previsto que hoy o mañana pase a disposición judicial. Por su parte, el herido, natural de Grañén, tuvo que ser trasladado al Hospital San Jorge de Huesca para ser atendido de las lesiones que presentaba. Desde el Gobierno de Aragón informaron de que a última hora de ayer el joven continuaba ingresado en este centro, aunque su pronóstico es leve y se encuentra fuera de peligro. De hecho, varios vecinos confirmaron que su evolución era favorable.

De acuerdo con el testimonio de algunos testigos, la trifulca, cuyo desencadenante se desconoce, se inició en la terraza del local y tras producirse el apuñalamiento, el agresor se alejó del escenario y se refugió en su propia vivienda, que se encuentra próxima al lugar de los hechos. Ante ello, el resto de implicados en el suceso arremetieron contra la puerta del edificio con el objetivo de acceder al mismo y para ello, utilizaron las mesas y sillas de la terraza del propio bar, así como algunos elementos del mobiliario urbano, entre ellos, la tapa de una alcantarilla, tal y como relataron varios vecinos.

Según diversas fuentes, el acoso a la vivienda del presunto agresor, que alarmó a un gran número de residentes en la zona, se mantuvo durante una hora y los alborotadores solo se dispersaron minutos antes de la llegada de los efectivos policiales.

Cabe recordar que el pasado martes se producía otra reyerta vecinal en la misma localidad. En esa disputa, que se produjo a primera hora de la mañana, se vieron implicadas 12 personas de dos familias diferentes y dos hombres resultaron heridos por los golpes recibidos, por que tuvieron que ser atendidos en el centro de salud de Grañén e, incluso, uno de ellos fue trasladado al Hospital San Jorge de Huesca.

Aunque el alcalde del municipio, Juan Antonio Rodríguez, insistió ayer en desvincular los dos sucesos, se mostró "preocupado" y reclamó una mayor vigilancia policial. "Hay una única patrulla nocturna para varias localidades y sería necesario aumentar su presencia en labores preventivas. No obstante, espero que se trate de un hecho aislado y comprendo que a veces estos sucesos son inevitables", apuntó. Asimismo, el primer edil aseguró "lamentar" lo sucedido.

Etiquetas