Despliega el menú
Huesca

ACCIDENTES EN LA NATURALEZA

Rescatados siete barranquistas y un montañero

Continúan en la UCI en estado grave dos de los accidentados el viernes.

La de ayer volvió a ser una intensa jornada para los equipos de montaña de la Guardia Civil. En apenas cinco horas, entre las 12.00 y las 17.00, tuvieron que realizar cinco rescates, la mayoría de ellos en barrancos.

El primer aviso se recibió poco después del mediodía, cuando los efectivos con base en Boltaña fueron requeridos para auxiliar en el barranco de la Concusa (en el municipio de Tella-Sin) a un vecino de Igualada (Barcelona), M. G. S., que sufría una luxación en su hombro izquierdo. Fue trasladado al Hospital de Barbastro.

Dos horas más tarde, se desplazaron al pico de las Olas, en el Parque Nacional de Ordesa, donde un montañero había avisado de que su compañero, que al parecer se había fracturado un dedo de la mano, no podía descender por sus propios medios y se había quedado en la zona de la torre de Góriz. Finalmente, se le localizó en el refugio de Góriz y ambos fueron trasladados a Nerín.

Mientras, un vecino de Baracaldo (Vizcaya) de 47 años, F. I. V., tuvo que ser rescatado con un esguince en el tobillo izquierdo que se produjo cuando descendía el barranco del Fornocal (Bierge). Al parecer el accidente se debió a una caída a distinto nivel, informó la Subdelegación del Gobierno. Fue evacuado al Hospital San Jorge de Huesca sobre las 14.30.

Poco después, sobre las 15.30, los componentes del equipo de montaña de Huesca acudieron al Formiga (Casbas de Huesca) en ayuda de otro barranquista, identificado como M. V. M., de 29 años, que también presentaba un posible esguince de tobillo, por lo que fue trasladado a San Jorge. En todos estos casos, participaron también en las labores de rescate el helicóptero de Huesca o bien el de Benasque.

Por otro lado, sobre las 16.30 horas se rescató a una barranquista francesa en el barranco del Río Vero, en el municipio de Alquézar. El rescate fue a cargo del EREIM de Huesca, la UHEL-41 y un médico del 061. La barranquista fue localizada en el interior de la zona denominada 'segundo caos' con un esquince de su tobillo derecho y se la evacuó hasta el Hospital San Jorge de Huesca.

Sobre las 17.00, en el barranco de Culivillas (Sallent de Gállego), otro vecino de Baracaldo, F. S. G., pidió auxilio a través del móvil tras sufrir una caída. Una vez localizado por dos especialistas en montaña, fue trasladado hasta el centro de salud de Escarrilla.

Posteriormente, sobre las 17.30, se rescató a otra barranquista, de 46 años de edad y procedente de Llorec de Penedés (Tarragona) también en el barranco del Río Vero, en Alquezar, con un posible infarto de miocardio. En el rescate participaron el EREIM de Huesca, la UHEL-41 y un médico del 061 y se trasladó a la afectada hasta el Hospital San Jorge de Huesca.

Por último, a las 18.30 se auxilió a un barranquista que sufrió un resbalón que le produjo un esguince en el tobillo izquierdo mientras caminaba también por el barranco del Río Vero. El accidentado iba acompañado de dos menores, a los que se rescató ilesos.

 

Por otra parte, dos de las seis personas que tuvieron que ser socorridas el pasado viernes en el Pirineo continúan ingresadas en la UCI del Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Se trata de un joven madrileño de 25 años que sufrió una caída de unos 400 metros en el Aneto y de una barcelonesa de 36 años que resbaló 70 metros por un nevero en el pico Perdiguero (Benasque). Según fuentes del Gobierno de Aragón, el pronóstico de ambos es grave, aunque se encuentran estables, y continúan bajo vigilancia médica.

Etiquetas