Despliega el menú
Huesca

ALFONSO MILIÁN

"Piris tiene que rescatar las obras y en Aragón no pretendemos lincharlo"

El obispo de Barbastro-Monzón admite que su homólogo "tiene dificultades, pero no está atado de pies y manos".

Alfonso Millán, a la derecha, junto al vicario de la diócesis oscense, Nicolás López, ayer en Huesca.
"Piris tiene que rescatar las obras y en Aragón no pretendemos lincharlo"

"Él es quien entregó las obras (al Consorcio del Museo de Lérida) y quien tiene que rescatarlas y devolverlas". Así de contundente se mostró ayer en Huesca el obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, al referirse a las justificaciones que supuestamente impiden a su homólogo ilerdense, Joan Piris, devolver los 112 bienes en litigio, y que expone en la carta que hace unos días envió a todos los cardenales, arzobispos y obispos españoles. Añadió que Piris le ha expuesto personalmente las mismas "dificultades" que alega en la misiva, "pero no son insalvables y no está atado de pies y manos", advirtió.

Además, Milián negó rotundamente que "pretendamos lincharlo, ni mucho menos, lo que se pretende es defender una sentencia favorable que lleva años sin ejecutarse". "En Aragón yo no veo actitud de linchamiento, otra cosa es que él se pueda sentir así", resaltó, en alusión al contenido de la carta, en la que Piris se presenta como víctima de críticas que considera injustificadas.

Sobre el modo escogido por su homólogo para explicar sus argumentos en torno al conflicto, el obispo barbastrense señaló que "él ha creído que (la carta) era una forma de clarificarlo y era conveniente, y yo no entro a valorar ni a juzgar porque es una decisión suya". No obstante, dejó claro que "no es normal" que un obispo se dirija a toda la jerarquía eclesiástica para justificar su actitud.

"El episcopado me apoya"

Alfonso Milián afirmó que desconoce por el momento "la repercusión que ha tenido" la misiva entre sus homólogos -numerosos obispos, entre ellos Piris, participaron la pasada semana en la clausura del año sacerdotal en Roma, por lo que algunos no se enteraron hasta su vuelta, explicó el prelado-. Eso sí, destacó que "varios me han llamado o me han escrito para darme su opinión, y me siento apoyado por casi todo el episcopado español". "Es un tema que está bastante claro, hay unas sentencias vaticanas y eso no hay que discutirlo", reiteró.

Las declaraciones de Milián sobre el amplio respaldo recibido chocan con las informaciones publicadas en Lérida. Así, el diario 'Segre' destacaba ayer que "los obispos españoles están reaccionando de forma casi unánime" mostrando a Piris "su comprensión", que le habrían transmitido durante el encuentro en Roma.

Tras recibir la carta, el prelado barbastrense aún no ha hablado con su autor, pero "por supuesto que lo haremos, aunque hay cosas en las que no hay que correr, sino llegar a tiempo, y cuando es una carrera de fondo hay que respirar para llegar con brío y con las cosas bien hechas. Trato de moverme en esta dirección", comentó, con la prudencia que le caracteriza.

Sobre la 'amenaza' de Piris de dimitir por este asunto, Milián reconoció que no le sorprendió porque "lo ha dicho desde el primer momento, me lo ha manifestado a mí y a muchísima gente, pero eso no se dice, se hace", apostilló. En todo caso, no quiso posicionarse sobre si cree que finalmente el mitrado dejará el cargo.

Reveló que antes de que Piris tomara posesión, le invitó junto a su antecesor, Xavier Salinas, a su pueblo, La Cuba (Teruel). "Estuvimos hablando, informándole de este asunto y poniéndole al corriente". Y entonces, se mostraba proclive a la devolución, aunque las cosas han cambiado mucho. "No sol son las instituciones catalanas, hay muchos factores que están ahí y que hay que ir resolviendo" para lograr la devolución de las obras, observó Milián.

En cuanto al silencio que mantienen la Conferencia Episcopal y la Nunciatura, aclaró que el órgano colegial de los obispos "no ha entrado en este tema", y añadió que las fórmulas para hacer cumplir los decretos "han venido desde Roma y se han dado algunos pasos sin resultados, porque quizá no se han dado bien y eso nos obliga a seguir al pie del cañón".

También habló del papel de las instituciones civiles. Del Gobierno de Aragón dijo que "siempre ha apoyado y está por apoyar", al tiempo que negó "que el Gobierno central no haya hecho nada", si bien no quiso desvelar detalles de esa supuesta intervención.

Respecto a las resoluciones judiciales ya conocidas y las que se producirán en breve, se limitó a señalar que "los jueces hacen las cosas lo mejor que saben y pueden", y reconoció que "este es uno de los caminos, aunque no el único".

Milián no tiene todavía constancia oficial de la concentración que quiere convocar para el próximo 3 de julio a las 12.00 en Barbastro la formación política Unidad Aragonesa (UA), con el objetivo de reivindicar la devolución de los bienes. No obstante, puntualizó que "no doy mi apoyo a ningún partido cuando me comentan que van a hacer algo. Todos han hablado conmigo en algún momento, pero entiendo que yo debo trabajar por otros caminos".

Etiquetas