Despliega el menú
Huesca

SD HUESCA

"Queda una bola de partido"

Calderón destacó a afición y jugadores, que "se han partido del pecho". El míster aseguró que "hay que ir a Balaídos a morir".

Sorribas invita a Borraz a saltar al césped.
"Queda una bola de partido"
JAVIER BLASCO

Debía de ser una mezcla de sentimientos para Antonio Calderón, que ante la derrota del Cádiz de su vida puso por delante la alegría de ver a un Huesca muy cerca del objetivo de la permanencia. Y utilizó un símil del tenis para señalar que "hemos salvado una bola de partido, pero ahora nos queda otra ante el Celta". El míster azulgrana se mostró muy agradecido con "la afición y los jugadores, que se han partido el pecho".En su análisis del partido, Calderón habló de las alternancias. "Tras el 0-1, nos fuimos arriba a empatar y con el 2-1 supimos resistir con nueve jugadores. La gente ve que el equipo ha dado todo lo que tiene; en los momentos malos se ha rehecho, como todo el año. Transmite tranquilidad y no tiene límites", afirmó. Y eso que el Cádiz, "al principio salió muy fuerte y el gol ha sido un jarro de agua fría. Hemos hecho variaciones y nos hemos ido arriba, tranquilizado y hecho fuertes". Alabó el golazo de Helguera, de esos que "de diez te entra uno".

Se refirió después el técnico a la experiencia que había adquirido el Huesca tras los malos momentos de la primera vuelta; ahora, "hay que ir a Vigo a ganar, un rival que ya no se juega nada. Todos los equipos de la zona baja están obligando al resto a seguir trabajando. Sabemos que tenemos que ir a morir en el partido con el Celta". Valdrá la filosofía de ayer, con la que el preparador pidió a los suyos "calma, que no mande el corazón".

Calderón lamentó que vaya a contar con las bajas de Helguera y Gilvan por sanción, si bien "juegue quien juegue se va a matar por el equipo y no se van a notar las ausencias". Y preguntado por los medios de comunicación de su tierra, habló de su Cádiz: "Juega en casa, y el haber perdido aquí le obliga a jugársela en su campo. La afición está con ellos. A partir de hoy, digo que quiero que el Cádiz se mantenga, pero antes de eso quiero que el Huesca se salve".

El técnico del Cádiz, Víctor Espárrago, lamentó que su equipo perdiera el norte tras un buen comienzo y el gol de Enrique.

Etiquetas