Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HUESCA

Trágica jornada en el Pirineo con dos muertos mientras hacían parapente y barranquismo

Un hombre perdió la vida durante una competición en Castejón de Sos y una mujer falleció ahogada cerca de Torla.

Especialistas de la Guardia Civil en pleno operativo para rescatar a un barranquista.
Trágica jornada en el Pirineo con dos muertos mientras hacían parapente y barranquismo
J. B.

El Pirineo vivió ayer otra jornada trágica en la montaña. Francisco Javier Guardiola, de 50 años y vecino de Barcelona, murió cuando participaba en una competición de parapente de Castejón de Sos al precipitarse contra una ladera y caer al vacío. Poco después, una joven de 36 años y vecina de San Martí de Tous (Barcelona) también perdió la vida cuando descendía el barranco del Cebollar, cerca de Torla.

Con ellos ya son cuatro las víctimas mortales que se han cobrado la montaña esta semana, ya que otros dos ciudadanos británicos murieron el miércoles en el Pico Frondiellas (Sallent) al resbalar por un nevero y despeñarse por un cortado de 150 metros.

El primer accidente mortal se produjo sobre las 14.45 durante la disputa de la Liga Aragonesa y Catalana de Parapente, en las inmediaciones de la zona de despegue de Piedras Blancas, en el término municipal de Bisaurri. Según informó la Guardia Civil y fuentes de la organización de la prueba, Francisco Javier Guardiola estaba volando cuando, por causas desconocidas, se golpeó contra la ladera de una montaña y cayó al vacío sin tiempo para desplegar el paracaídas de emergencia.

Efectivos del GREIM de Benasque que participaban en el operativo de seguridad de la prueba observaron el siniestro y solicitaron de inmediato el apoyo del helicóptero. Mientras, se aproximaron a pie tres especialistas de rescates acompañados por miembros de la organización y servicios sanitarios, que solo pudieron confirmar la muerte del deportista. Su cadáver fue trasladado sobre las 16.35 a Benasque, desde donde fue conducido al tanatorio.

Un piloto "experto y prudente"

Los organizadores de la prueba, consternados por el suceso, no acertaban a comprender las causas del accidente "porque era un piloto muy prudente y experto, que llevaba 8 años volando en esta zona", lamentó Manuel Ucedo, director de la competición. A su juicio, la víctima "seguramente iría cerca del relieve porque cualquier incidente allí te deja muy poco tiempo de reacción. Además, debía de estar muy cerca del suelo porque ni siquiera hizo gestos de intentar tirar el paracaídas". También resaltó que las condiciones meteorológicas eran buenas.

El fallecido, médico de profesión, era muy conocido entre los aficionados al parapente de la comarca de la Ribagorza y muy especialmente en la localidad de Castejón de Sos, donde pasaba muchos fines de semana y periodos vacacionales junto a su mujer y a sus hijos en una vivienda que se habían comprado en el pueblo.

Nada más conocer las consecuencias del accidente, los organizadores suspendieron la prueba, en la que estaban participando este fin de semana 80 deportistas de Aragón y Cataluña, "porque son competiciones donde no nos jugamos nada, solo queremos pasarlo bien y volar cada vez mejor". La víctima, explicó Manuel Ucedo, participaba en las dos ligas "porque aunque era catalán, aprendió aquí a volar y de hecho su licencia era aragonesa". Es el primer accidente mortal ocurrido en 17 competiciones de este estilo organizadas en Castejón.

Tres rescates en barrancos

Por otra parte, los especialistas de montaña de la Guardia Civil de Boltaña y un médico rescataron sobre las 15.40 el cuerpo sin vida de una joven de 36 años en el barranco del Cebollar, donde estaba practicando un descenso en compañía de al menos otra persona. Por causas desconocidas, la mujer falleció ahogada en una zona con un rápel de 30 metros de altura. Su cadáver fue evacuado en helicóptero al depósito de Boltaña.

No fue el único accidente ocurrido ayer en barrancos, aunque los otros dos que hubo se saldaron con daños menos graves. En el Fornocal (Colungo), Felipe J., de 50 años de edad y nacionalidad francesa, sufrió una caída y se golpeó la cabeza. La complicada orografía obligó a la Guardia Civil a utilizar una grúa para poder rescatarle, tras lo cual fue trasladado al Hospital San Jorge de Huesca.

Unas horas antes, fue auxiliado Gaizka M. A., de 32 años y natural de Durango (Vizcaya), sufrió una posible fractura de tobillo tras accidentarse en el Gorgol (Sallent de Gállego). También fue necesario emplear la grúa para evacuarle en helicóptero y desde allí fue conducido al Hospital San Jorge.

Etiquetas