Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

TRÁFICO

Una pareja de ancianos, heridos en un paso de cebra en el tercer atropello en solo cinco días

El 77% de siniestros con peatones ocurridos en Huesca en dos años y medio han sido por despistes de conductores.

Dos policías locales, junto al paso de peatones donde fue arrollado ayer el matrimonio oscense.
Una pareja de ancianos, heridos en un paso de cebra en el tercer atropello en solo cinco días
RAFAEL GOBANTES

Un matrimonio oscense de avanzada edad resultó ayer herido tras ser arrollado por un vehículo cuando cruzaba un paso de cebra, aunque afortunadamente su estado no reviste gravedad, según fuentes del departamento de Salud del Gobierno aragonés. Es el tercer atropello ocurrido en tan solo cinco días en Huesca.

El más grave se produjo el pasado lunes cuando una conductora novel de 51 años perdió el control de su coche en una rotonda, se subió a una acera y se llevó por delante a una mujer de 46 años que permanece desde aquel día en la UCI de Traumatología del Hospital Miguel Servet de Zaragoza con pronóstico "estable, dentro de la gravedad". Ese mismo día, una joven de 21 años también sufrió un fuerte golpe en una pierna cuando estaba cruzando un paso de peatones de Travesía Ballesteros y fue arrollada por un vehículo.

Pese a que el número de accidentes con peatones implicados haya repuntado en esta última semana, desde la Policía Local rechazaron ayer cualquier tipo de alarma social. Para ello, se aferran a los datos, según los cuales desde el año 2008 se han contabilizado 31 atropellos, es decir, uno al mes de media. En años anteriores, se duplicaba este promedio.

De ellos, la inmensa mayoría se saldaron con heridas leves, aunque hubo también una víctima mortal, un anciano de 86 años que falleció tras ser arrollado por un camión frigorífico cuando atravesaba un paso de cebra de los Porches de Galicia con el semáforo para los peatones todavía en rojo.

Cifras similares a las de 2009

Fuentes de la Policía Local achacaron este incremento de atropellos a una "mera casualidad" y se mostraron convencidos de que de aquí a final de año "el balance será muy similar a las estadísticas de estos últimos dos años, que se han cerrado en ambos casos con 13 atropellos". De hecho, afirmaron que el número de accidentes en estos primeros cinco meses del año es prácticamente indéntico al del mismo período de 2009.

Casualidad o no, se da la circunstancia de que mayo está siendo muy similar al mismo mes de 2008, cuando la ciudad se alarmó después de registrarse cuatro atropellos -dos de ellos de cáracter grave- en un espacio de apenas quince días. El resto del año fue mucho más tranquilo hasta el punto de que el balance de los doce meses arrojó 13 siniestros.

Por último, desde la Policía Local insistieron en pedir prudencia tanto a conductores como a peatones ya que aunque los tres atropellos de esta semana se han debido, según las primeras hipótesis, a despistes de quienes iban al volante, "las culpas por lo general suelen repartirse al 50%".

No obstante, las estadísticas de los últimos dos años y medio juegan más a favor de los peatones ya que, según los datos de las memorias de la Policía Local, el 77% de los atropellos ocurridos desde 2008 fueron causados por despistes de los conductores y únicamente un 23% se debieron a imprudencias de los peatones.

El accidente de ayer se produjo en torno a las 9.45 en la Travesía de Ballesteros. Según fuentes municipales, un turismo Fiat Bravo conducido por M. T. O. V., de 53 años de edad, circulaba por la calle de Ramón J. Sender y cuando intentó girar hacia la Travesía Ballesteros en dirección hacia la plaza de San Voto, alcanzó a una pareja -vecinos de la cercana calle de La Campana- que estaba atravesando un paso de peatones.

Al Servet, por precaución

El matrimonio fue atendido por los servicios sanitarios en el mismo lugar de los hechos aunque luego ambos fueron trasladados al Hospital San Jorge de Huesca. Allí, los facultativos decidieron dar el alta a la mujer en pocas horas mientras que el hombre fue evacuado al Miguel Servet de Zaragoza para realizarle pruebas más exhaustivas de una herida que presentaba en la cabeza.

Las mismas fuentes indicaron que la conductora, que dio negativo en la prueba de alcoholemia con una tasa de 0,0, reconoció ante la Policía Local que se había despistado al iniciar el giro.

Etiquetas