Despliega el menú
Huesca

SOBRARBE

Las navatas bajarán mañana por el río Cinca desde Laspuña hasta Aínsa

Las embarcaciones serán dos o tres, según el caudal. La fiesta comienza ya hoy en la localidad de Laspuña.

Los pesados troncos son transportados por caballos hasta las orillas del Cinca y allí se unen.
Las navatas bajarán mañana por el río Cinca desde Laspuña hasta Aínsa
MAMEN PARDINA

El 'mayenco' o el deshielo llega con todo su esplendor para el XXVI Descenso de Navatas en el río Cinca. Mañana las antiguas embarcaciones que trasladaban la madera hasta la desembocadura del Ebro volverán a recorrer los 11 kilómetros que separan Laspuña y Aínsa. El caudal del agua será el que determine el número de navatas sobre las que irán aproximadamente unos seis navateros y el alcalde de Puértolas, Ramiro Revestido, como invitado especial.

El trabajo de la construcción de las navatas comenzó el pasado mes de febrero y hoy por la mañana se unirán los diferentes tramos de troncos y se aguarán bajo el pueblo de Laspuña. Dependiendo de la cantidad de agua se construirán dos navatas de tres trampos (tramos), si el caudal no es excesivo; o si por el contrario, el deshielo hace que baje mucha agua se construirán tres navatas con dos tramos. "Si baja mucha agua, son más fáciles de dirigir las que son más cortas mientras que si se constituyen de tres trampos al llevar dos timones, el puntero y el codero, se complica el trazado de las curvas y los saltos", explicó Joaquín Betato, miembro de la Asociación de navateros.

La fiesta comienza esta noche con la cena popular que tiene lugar en la carpa instalada en Laspuña y la actuación del músico de Plan, Peter Plan, que presentará en acústico su último disco 'La reserva', con temas relacionados con el Valle de Chistau. A continuación está prevista la actuación del grupo de Laspuña, Los Navata y disco móvil.

Antes de comenzar el descenso, se celebrará la misa navatera en la "placha", a las orillas del Cinca y el almuerzo popular y gratuito a base de tocino, queso y arenque. "En este almuerzo recordamos los alimentos que llevaban los navateros cuando comenzaban el descenso hacia Tortosa", recuerda Betato.

Ramiro Revestido, alcalde de Escalona, será el invitado especial; una idea que surgió tras oficiar el matrimonio navatero que tuvo lugar el pasado mes. "Después de casar a la pareja me ofrecieron hacer el descenso y aunque al principio dije que no luego lo pensé y me hace ilusión", confesó. "Es un evento que atrae a muchas personas a la zona". A pesar, de las "diferencias" entre los pueblos de Laspuña y Escalona, por su cercanía, los navateros no han dudado ni un momento en que fuera su alcalde el invitado. "No nos importa si su color político ni nada porque todos somos navateros", concluía Betato.

Varias piezas del museo navatero saldrán a la luz y se instalarán en las cercanías de la orilla con la intención de difundir la riqueza etnográfica y dar a conocer este Museo de Laspuña. La Asociación Turística y Empresarial aprovechará el tirón turístico de este evento y colocará mesas en Laspuña y Aínsa donde repartirá información sobre la zona.

Por último, el artista barcelonés afincado en Laspuña, Jesús Moreo, se encargará de la decoración floral para el Monumento de los navateros que se expondrá durante todo el día en la localidad desde donde partirán las navatas.

Los vecinos de Sobrarbe fueron los pioneros en recuperar la demostración de este oficio, que también se ha retomado en Murillo de Gállego y en Hecho. El descenso por el Cinca celebra su 26º edición tras la última bajada que los navateros realizaron en 1949. Según la documentación, se tiene constancia que en 1560 vecinos de la zona de Puyarruego y Laspuña se dedicaban al transporte de la madera arriesgando sus vidas por el rio. Estos descensos se realizaban varias veces al año y no solo cuando el deshielo permitía la mejor conducción de estas embarcaciones de madera.

Etiquetas