Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

REPRODUCCIÓN EN CAUTIVIDAD

Nacen tres linces boreales en Lacuniacha

La noticia se ha mantenido en secreto hasta ahora para preservar su tranquilidad y evitar que la madre los abandonara.

Una lince de Lacuniacha, protegiendo a sus crías
Nacen en el parque de Lacuniacha tres linces boreales, tras cinco años sin crías
LACUNIACHA

A. El parque faunístico de Lacuniacha está de enhorabuena con el nacimiento de tres crías de lince boreal, una especie emblemática en este centro. El director, Javier Galuchino, destacó ayer que estos animales se reproducen muy poco en cautividad y su supervivencia es difícil en las primeras semanas de vida. Desde que se abrió Lacuniacha solo ha nacido otro lince, en 2005, un acontecimiento que ya fue muy celebrado porque era la única especie que no se había reproducido en el parque.

El nacimiento, hace unos 12 días, ha obligado a adoptar medidas extraordinarias, como disminuir al máximo los trabajos para evitar molestias. Dado que la cueva está cerca del mirador, también se quiso mantener en secreto al principio. "Un excesivo alboroto podía provocar el abandono de la madre", señalaron desde el parque, donde estos días ha nevado y el frío ha sido intenso. "Nuestra alegría fue enorme, y nuestra preocupación también", señaló el director.

Los técnicos observaron hace unos días un comportamiento anormal en la madre, que no acudía a comer cuando el cuidador le dejaba la carne. "Era especialmente sospechoso porque esta hembra que vino en 2009 del parque alemán de Wildpark Bilsteintal, tiene un carácter fuerte, y desde su llegada se había convertido en el ejemplar dominante". La observación con prismáticos permitió descubrirla con sus crías en la cueva que hay bajo el mirador.

Días de frío y nieve

En el parque cruzaron los dedos esperando que sobrevivieran los primeros días. El abandono materno es frecuente, así como los ataques de otros ejemplares del recinto o una neumonía. "Hemos tenido la enorme fortuna hasta la fecha de que todo va muy bien, los pequeños crecen y la madre ha salido con ellos de la cueva, y se ha acomodado en el exterior, a pesar de que en este mes de mayo hemos sufrido bajadas importantes de temperatura y dos nevadas". Pese a ello, todavía habrá que esperar para ver cómo prosperan las crías, que convivirán en el recinto con cuatro ejemplares adultos, tres hembras y un macho.

Los linces boreales, de una especie distinta al lince ibérico de Doñana, son junto con los bisontes y los lobos las estrellas del parque faunístico de los Pirineos, que utiliza su imagen en el logotipo. Presentes en gran parte de Europa, la caza de estos felinos está prohibida en la mayor parte de los países.

En alguna ocasión se ha sospechado de la posibles presencia de algún lince boreal en el Pirineo, pero no hay certeza científica de ello. La orina de los linces de Lacuniacha se ha utilizado para intentar atraer a animales de la misma especie hasta las trampas fotográficas colocadas por especialistas. Sin embargo, nunca se ha podido captar una imagen de un ejemplar que pudiera habitar en la zona.

Etiquetas