Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HUESCA

La Plataforma Logística Plhus está solo al 6% de su capacidad dos años después de su apertura

Son tres las empresas que ahora están en funcionamiento en el nuevo polígono industrial de Huesca.

La Plataforma Logística de Huesca (Plhus)
La Plataforma Logística Plhus está solo al 6% de su capacidad dos años después de su apertura
R. GOBANTES

Tres empresas abiertas, 104 personas trabajando y algo más de 39.000 metros cuadrados vendidos y escriturados. Es el balance de la Plataforma Logística Huesca Sur, Plhus, a los dos años de su puesta en servicio. Las cifras, que reflejan tan solo un 6% de la ocupación del suelo disponible (659.855 metros) y una décima parte de los empleos que pueden generarse en el recinto (850), distan mucho de las expectativas con las que se proyectó el polígono, en la entrada sur de la ciudad y junto a la autovía de Zaragoza (A-23).

 

La actuación, financiada por la empresa pública Suelo y Vivienda de Aragón, tuvo un coste de 51,7 millones de euros y respondió a la necesidad de suelo industrial en la capital oscense. En noviembre de 2006, cuando empezaron las obras, los cincos polígonos existentes en Huesca sumaban 1.695.352 metros cuadrados. El espacio estaba colmatado, lo que supuso que industrias que querían ampliar sus instalaciones se marcharan de Huesca y que otras con intención de implantarse aquí no llegaran a hacerlo.

 

La plataforma se construyó sobre una superficie de 1.157.062 metros cuadrados en pleno corredor Huesca-Zaragoza. Eran muchas las esperanzas asentadas sobre ella, pero su inauguración, en enero de 2008, llegó con la eclosión de la crisis. De las 207 empresas con las que Suelo y Vivienda se ha entrevistado solo tres han escriturado sus parcelas, por las que la empresa pública ha recibido 4,2 millones de euros.

 

Desde el Gobierno de Aragón reconocen que el ritmo de adquisición de suelos y de implantación "está por debajo que lo que a los promotores de Plhus nos gustaría". Las mismas fuentes señalan que hay varios aspectos que hacen de freno pero que Huesca ha aprovechado estos años de crisis para armarse con un soporte logístico-industrial "que para sí quisieran muchas ciudades española". "La crisis económica y esta situación de atonía inversora no va a durar siempre, y cuando se noten signos más continuados de recuperación Huesca, podrá ofertar un recinto del que otras ciudades no disponen", añaden.

Demanda de iluminación

De las tres empresas que han escriturado sus parcelas, dos ya están funcionando en Plhus. Transbetés, empresa de transportes con seis trabajadores, fue la pionera y abrió en julio, después de construir una nave. Su propietario, Florencio Betés, está contento con su nueva ubicación. "Me cuesta llegar aquí el mismo tiempo que empleaba en ir al Sepes", comentó. Eso sí, demanda que la iluminación del vial principal llegue hasta donde está su nave porque las farolas se apagan a la altura de Decathlon, en la entrada del recinto.

 

La multinacional de ropa y material deportivo, que se abrió el pasado 3 de diciembre, es la segunda de la firmas que ha levantado local en el polígono. "La instalación de Decathlon es una garantía que puede tener un efecto llamada o efecto demostración importante y puede servir de referencia para que otras empresas pongan sus ojos en Plhus", comentan desde el departamento de Obras Públicas.

 

El consejero, Alfonso Vicente, en una reciente visita a Huesca, apuntó que desde que se inauguró Decathlon hay más empresas que se interesan por la plataforma "pero la situación económica hace que esto vaya lento".

 

Quienes también sienten los efectos de esta lentitud son los dueños de Edit, empresa dedicada a instalaciones eléctricas, climatización y gases combustibles. La firma está funcionando desde noviembre en una de las 33 naves nido construidas por los promotores. Es la única ocupada por ahora aunque hay otras tres reservadas. Edit, fundada hace doce años y con 14 trabajadores, estaba de alquiler en el polígono Sepes y la puesta en marcha de Plhus supuso, además de la opción de trasladarse, la oportunidad de hacerse con las obras de las empresas que fueran llegando.

 

José Luis Lacostena, director técnico de Edit, comenta que esperaban acometer diez o doce instalaciones seguidas. "Había varios concesionarios de automóviles interesados en ir a la plataforma, pero todo van muy lento", indica. De hecho, solo cuatro negocios de estas características han apalabrado sus parcelas. En cualquier caso, Lacostena no es partidario de que se rebaje el precio del suelo para atraer a los empresarios porque "sería un agravio para quienes ya hemos comprado, que no tenemos ayudas públicas ".

 

Mientras llegan más industrias, Edit lleva a cabo la instalación de BigMat Ochoa, dedicada a la venta de material de construcción que tiene previsto abrir a finales de agosto con 12 empleados. La firma, implantada en Monzón, construye dos naves para disponer de almacén y tienda abierta al público. BigMat cuenta en España con 253 puntos de venta y factura 630 millones de euros. También tiene establecimientos en Italia, Bélgica y Portugal.

 

Joaquín Barrabés, propietario de la franquicia en la zona, explica que se fijaron en Plhus porque "el corredor Huesca-Zaragoza es un buen sitio para un negocio que necesita terreno y buenas comunicaciones". El empresario espera buenos resultados porque "parece que la actividad de la plataforma se va a centrar en servicios y comercio, lo que se complementa muy bien con nuestros productos". También espera que se facilite a los ciudadanos de Huesca el acceso directo hacia Plhus, es decir, sin pasar por la autovía.

Etiquetas