Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

SUCESOS

Atraca una gasolinera en Barbastro tras aturdir con un espray a la cajera

El asaltante, joven y español, se fugó en el coche de la trabajadora aunque luego lo abandonó

La Guardia Civil y la Policía Local de Barbastro investigan un atraco perpetrado ayer por la mañana en una gasolinera de Repsol ubicada en la entrada a la ciudad desde Huesca, en la N-240. El asaltante se dio a la fuga en el coche de una de las dos empleadas, a la que aturdió antes de huir con un espray lacrimógeno. El 'modus operandi' es casi idéntico a otro atraco ocurrido en junio en una estación de servicio a las afueras de Huesca ya que un ladrón también robó la recaudación y huyó en el coche de uno de los trabajadores tras rociarles con un espray, aunque entonces iba armado con una pistola.

 

Según fuentes de la investigación, este último asalto se produjo a las 9.30 de la mañana en la gasolinera situada en el kilómetro 181 de la N-240. Un individuo ataviado con un traje de motero y un casco que le cubría la cabeza entró en la estación de servicio donde se encontraban dos empleadas.

 

Rápidamente sacó un espray que llevaba escondido entre la ropa y roció con él a la trabajadora encargada de la caja y que en ese momento estaba haciendo balance. Aprovechando la indefensión de la empleada, robó el dinero de la caja y las llaves de su vehículo con el que se dio a la fuga momentos después. Las mismas fuentes aseguraron que el botín no fue elevado ya que la caja solo contenía la recaudación de la mañana.

 

Ninguna de las dos empleadas pudo reaccionar ni identificar al agresor, según precisaron fuentes de la investigación, que también apuntaron que el atracador podría ser un hombre joven y con acento español.

El atraco se produjo en un complejo donde además existe un hotel, el puesto de emergencias del 061 y un concesionario de automóviles, justo en frente de la gasolinera. No obstante, la acción fue tan rápida que no se dieron cuenta ninguno de los operarios de los citados establecimientos.

 

La empleada que fue rociada con el espray no sufrió heridas de importancia ya que ni siquiera fue necesario trasladarla al Hospital de Barbastro para someterse a un reconocimiento médico. La segunda trabajadora salió ilesa.

Operativo de búsqueda

Al lugar de los hechos acudieron patrullas de la Guardia Civil y de la Policía Local, que inmediatamente establecieron un dispositivo de búsqueda. Este dio sus frutos al poco tiempo ya que se encontró el vehículo de la empleada abandonado a solo 500 metros de la gasolinera, en la rotonda donde se encuentra el monumento del vino y que regula el tráfico con dirección al Eje del Vero, que conduce a Salas Altas, Naval y Alquézar. La hipótesis que manejan los investigadores es que el atracador dejara su moto aparcada cerca de esa glorieta y que desde allí emprendiera la huida.

 

Las empleadas y el responsable del establecimiento atracado acudieron al cuartel de la Guardia Civil para prestar declaración e interponer la correspondiente denuncia. Las diligencias han sido remitidas al Juzgado de Barbastro.

Etiquetas