Despliega el menú
Huesca

HUESCA

El obispado de Huesca decidirá si restaura o derriba la torre de la iglesia de Tramaced

El desplome de parte del campanario, donde ya se habían detectado varias grietas, obligó a desalojar cuatro casas.

Así quedó la torre de la iglesia de Tramaced, tras desplomarse una parte el pasado jueves
El obispado de Huesca decidirá si restaura o derriba la torre de la iglesia de Tramaced
JAVIER BLASCO

El obispado de Huesca decidirá mañana lunes si derriba la torre de la iglesia de Tramaced, de la que el pasado jueves se desprendió parte un alero.

El desplome, que no causó daños materiales ni personales, causó una gran conmoción entre el centenar de vecinos de esta población de La Hoya de Huesca y obligó a desalojar cuatro viviendas cercanas, una de ellas de turismo rural, ante el peligro de que cayera el resto del campanario sobre las casas.

José Antonio Satué, vicario general, comentó ayer que será el arquitecto de la diócesis oscense a la que pertenece el templo quien inspeccione y determine qué hacer con la torre: si acometer obras de emergencia para asegurarla o si, por seguridad, deben derribarla. La visita del técnico, según Satué, se producirá mañana por la mañana.

"Este arquitecto es quien más conoce la iglesia y su estado porque ha realizado recientemente una memoria valorada para su restauración".

De hecho, el obispado y el ayuntamiento tenían previsto pedir apoyo del Gobierno aragonés para la reforma. El vicario comentó que ya se habían detectado la presencia de varias grietas en la torre del campanario y que el propio técnico de la diócesis había colocado varios testigos (herramientas que sirven para determinar si crecen o no). "Determinadas grietas habían cedido un poco, habían evolucionado, pero no tanto como para presagiar que podía ocurrir algo similar". Asimismo, añadió que las instrucciones que el técnico determien serán las que se lleven a cabo y a la mayor brevedad posible debido a la inseguridad de la zona.

"Caerá en cualquier momento"

Algunos vecinos de la localidad criticaron ayer, precisamente, que aún no haya actuado sobre la torre. "En cualquier momento se puede acabar de caer. Hasta aquí ha venido Protección Civil, Guardia Civil y responsables municipales, todos menos el único que puede tomar una decisión sobre qué hacer, el técnico", relató Antonio Mercader, propietario de la casa de turismo rural que tuvo que ser desalojada el jueves tras la caída de cascotes de la torre. "Fue muy duro, porque no la había alquilado en todo el año y justo el primer día que tengo huéspedes, pasa esto", añadió.

El hostelero, además, insistió en que después de ser evacuados de la zona nadie les dio una solución y que ellos mismos, refiriéndose a él y a los vecinos de las otras tres casas desalojadas, son quienes han tenido que buscarse un alojamiento alternativo. Este periódico intentó ayer, sin éxito, localizar al alcalde de Tramaced.

La iglesia de San Miguel de Tramaced es de estilo gótico aragonés del siglo XVI. El edificio religioso ha sufrido diversas remodelaciones con el paso del tiempo añadiéndole elementos como la torre de tres cuerpos realizada en piedra, excepto el último cuerpo, que se construyó en ladrillo. Pero es entre el primer y segundo tramo del campanario, en la zona de piedra, de donde cayeron los cascotes. Fue el jueves al mediodía, entorno a las 15.30, momento en el que la iglesia y sus alrededores estaban vacío. Desde aquel día, los oficios religiosos se celebran en el salón social de la localidad.

Etiquetas