Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HUESCA

Los hoteles del Pirineo inician el año con una ocupación que roza el 100%

Las estaciones esperan un buen fin de semana con 320 kilómetros esquiables.Los que ayer estrenaron 2009 en la nieve tuvieron un día con sol y sin aglomeraciones.

Pese a la resaca de Nochevieja, cientos de personas decidieron estrenar ayer el 2009 esquiando en las estaciones aragonesas. Los centros invernales no se llenaron y la afluencia fue ‘media’, pero este año hubo más aficionados al deporte blanco que se animaron a subir a las pistas, en un día despejado muy propicio para disfrutar de las instalaciones, libres de las aglomeraciones de otras fechas. Eso sí, muy pocos se calzaron los esquíes a las nueve de la mañana y la mayoría empezó a aparecer a las once.

Los responsables de las estaciones invernales esperan que a partir de hoy, tras el paréntesis marcado por la fiesta de fin de año, aumente el número de esquiadores y que esta tendencia continúe hasta la festividad de Reyes, ya que las previsiones meteorológicas anuncian cielos despejados. Andrés Pita, director de Astún, afirmó que a lo largo de toda la semana ha habido más gente que en temporadas anteriores en las mismas fechas, sin duda atraída por la gran cantidad de nieve. Espera una gran animación para los próximos días, ya que los alojamientos en el propio Astún (unas 1.200 camas, la mayoría en apartamentos) están al completo. Pita prevé que las jornadas de mayor afluencia sean el sábado y el domingo, “no tanto como para el puente de la Constitución pero sí como el fin de semana después de Navidad”.

La ocupación no es solo elevada a pie de pistas. Los hoteles del valle del Aragón rozan el lleno. Francisco Coduras, hotelero de Canfranc, comentó que bajará a partir del día 5, porque muchos turistas deciden ir a esperar a los Reyes Magos en sus lugares de origen. “Los que vinieron el 27 y 28 se van hoy (por ayer) y los que llegaron para Nochevieja esperarán hasta el 4 o el 5”, explicó el propietario del hotel Villa de Canfranc.

 

Hasta la víspera de Reyes

La situación es similar en el valle de Tena, con los alojamientos prácticamente al completo hasta el próximo martes. Un empleado del hotel Eguzqui-Lore aseguró que este establecimiento de Formigal de 37 habitaciones ha tenido plena ocupación desde el día 25, y las reservas alcanzan hasta el día 5. “Todo el valle está al completo”, añadió.

Formigal despidió el año con una bajada de antorchas en la que participaron unas 200 personas, “el año con más participantes”, según el director del centro invernal, Antonio Jericó, en paralelo a la buena afluencia que se ha registrado en estas vacaciones de Navidad.

La estación del valle de Tena es la que ofrece más kilómetros esquiables en Aragón, 130, seguida de Cerler, con 74. Según el grupo Aramón, sus cinco estaciones presentan este fin de semana la mayor superficie esquiable de su historia, con una previsión de 246,5 kilómetros en Cerler, Formigal, Panticosa, Javalambre y Valdelinares. Los esquiadores que se acerquen a las pistas se encontrarán “con casi el cien por cien de sus instalaciones abiertas y los mejores espesores y calidad de la nieve de los últimos años, como en el caso de Formigal que llegan a los 200 centímetros”.

Una de las novedades del grupo es la nueva pista de ‘boardercross’ de Cerler, que se inauguró el día 31 en la cota más alta de la pista de Basibé, en la zona de Ampriu. Esta instalación abierta al público esta adaptada para diferentes niveles de esquiadores.

En el valle del Aragón

Las buenas condiciones de las pistas del valle de Tena y de la comarca de la Ribagorza se repiten en el valle del Aragón. En Astún los aficionados al esquí encontrarán practicable casi toda la estación, 37 de sus 39 kilómetros y 47 pistas de 48, con espesores que oscilan entre 70 y 180 centímetros de nieve polvo. En Candanchú también hay casi 40 kilómetros disponibles, con un manto de nieve de 70 centímetros en cotas bajas y de 190 en las altas.

Etiquetas