Despliega el menú
Huesca

NIEVE

Las estaciones de esquí plantean abrir a finales de noviembre por la nieve caída en los últimos días

Las previsiones de apertura se sitúan entre el 22 de este mes y el Puente de la Constitución, siempre que se mantengan las condiciones meteorológicas, que han dejado espesores de hasta un metro en las cotas altas.

Los aficionados al esquí están de enhorabuena. Podrán estrenar este año la temporada con antelación, si las temperaturas invernales no dan un giro radical y respetan el espesor de nieve alcanzado en los últimos días. Las estaciones aragonesas trabajan con la previsión de abrir entre finales de noviembre y el Puente de la Constitución, teniendo en cuenta que las nevadas han dejado un metro en las cotas más altas y entre 20 y 40 centímetros en las más bajas.

De cumplirse el calendario, la apertura de la temporada se adelantaría casi un mes respecto a la campaña 2007-2008, cuando las estaciones sufrieron la falta de nieve hasta unos días antes de Navidad. "Ojalá podamos abrir a finales de noviembre porque sería un rodaje ideal de cara al puente de diciembre", comentó Fernando Valero, responsable de Comunicación de Candanchú.

Las precipitaciones han sido constantes durante todo el fin de semana en los centros invernales. En los cinco del grupo Aramón (Cerler, Formigal, Panticosa, Javalambre y Valdelinares) se acumula una media de 40 centímetros, similar a los espesores de las otras dos estaciones de esquí alpino aragonesas, Candanchú y Astún.

En Cerler los cañones de innivación ya se han probado y están preparados para fabricar nieve. Por encima de los 2.300 metros hay un metro de espesor. En Formigal se miden 20 centímetros en las cotas bajas y las máquinas pisanieves comenzarán pronto su trabajo en las zonas de mayor altitud, donde hay 40 centímetros. En el acceso a esta estación, en el puerto del Portalet, era necesario el uso de cadenas, aunque ayer al mediodía se levantó la restricción. En Panticosa, los espesores llegan a un metro en cotas altas, y hay medio metro de manto blanco en las pistas turolenses.

Las de Teruel, las primeras

La empresa pública Montañas de Aragón anunció que se trabaja para que las pistas estén listas en el Puente de la Constitución, aunque de mantenerse las condiciones meteorológicas, las estaciones turolenses abrirían el fin de semana del 22 de noviembre, mientras que Cerler y Formigal lo harían el día 29, y Panticosa, en el puente festivo.

Las dos estaciones del valle del Aragón, Astún y Candanchú, también podrían adelantar la temporada. Andrés Pita, director comercial de la primera, explicó que "ha estado cayendo nieve el sábado y el domingo y las previsiones dicen que seguirá así hasta el jueves". En este centro se está evaluando el trabajo que hay que hacer para poder abrir "cuanto antes", el día 22 o el día 29. Hay unos 40 centímetros de nieve, y en las zonas más altas como la Punta de la Raca, ayer por la mañana se medía más de un metro.

Andrés Pita prefiere ser prudente, porque estos espesores podrían variar con una subida de las temperaturas. No obstante, la época de nieve empieza bien, porque, tal y como recuerda el responsable de Astún, "en los dos últimos años nos quedamos sin Puente de la Constitución". En esas fechas de 2007, las pistas de Aramón tan solo sumaban 32 kilómetros esquiables, mientras que Panticosa y Candanchú abrieron para uso turístico y paseos y Astún estuvo cerrada.

La primera gran nevada llegó a mediados de diciembre. En Candanchú recordaban ayer que en la temporada 2006-2007 se abrieron las pistas el 14 de diciembre, y en la 2007-2008, el 16 de diciembre. En Candanchú está todo preparado, aunque su responsable de Comunicación recordó que es arriesgado hacer previsiones a casi un mes vista.

Etiquetas