Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HUESCA

Un petardo provoca un incendio y obliga a desalojar una ermita en plena romería

Las llamas comenzaron junto a la iglesia de San Bartolomé, en Gavín. Una vez sofocado el fuego, que quemó una hectárea de monte, se celebró la misa y el reparto de vino y torta.

Un petardo fue la causa de un incendio registrado ayer en las inmediaciones de la ermita de San Bartolomé de Gavín (Biescas), donde se celebraba una romería. Las doscientas personas que participaban en la fiesta tuvieron que posponer la celebración y apartar los vehículos que habían aparcado en las inmediaciones del templo, en la pista que separaba el santuario del fuego y en la carretera de acceso, con el fin de que los vehículos de emergencia pudieran acceder con facilidad. No obstante, las llamas fueron sofocadas rápidamente por el gran número de efectivos desplazados a la zona y una hora y media más tarde, se celebró la misa y el tradicional reparto de torta y vino.

Fue sobre las 12.30, cuando iba a comenzar la misa, cuando los romeros se dieron cuenta de que el monte había comenzado a arder. Aunque Mariano Fañanás, presidente de la comarca del Alto Gállego y concejal de Biescas, apuntó que no se conocían las causas por las que comenzó el fuego y que podría haber sido cualquier colilla mal apagada, otras fuentes indicaron que fue un petardo, que estalló en una de las cunetas, el origen de las llamas. Corría una suave brisa y hacía poco tiempo que se habían limpiado las márgenes. La hierba seca cortada, que todavía permanecía en la zona, sirvió de mecha al fuego que se expandió hacia el monte cercano de pino silvestre, roble y enebro.

Medidas de seguridad

Los vecinos y turistas que asistían a la romería enseguida se pusieron en marcha. Lo primero, según explicó Fañanás, fue tomar varias medidas de seguridad. Entre otras, se apartaron los coches que había aparcados en la pista junto a la que comenzó el fuego. Asimismo, se retiraron los vehículos estacionados en la carretera de acceso a la ermita y que podrían dificultar la entrada de la maquinaria pesada de los retenes o el camión nodriza de los bomberos.

Fueron precisamente estos, los bomberos del Alto Gállego los primeros en llegar con autobomba, el camión nodriza que transportaba 12.000 litros y un vehículo todoterreno de apoyo. También el Gobierno aragonés movilizó sus efectivos y se personaron en el lugar las unidades helitransportadas de Bailo y Boltaña, y un Kamov del Ministerio de Medio Ambiente con base en Plasencia. Asimismo, se trasladaron a la zona tres retenes contra incendios, uno del Alto Gállego, otro de Torla y un tercero de Jacetania con dos autobombas. Además, varios Agentes de Protección de la Naturaleza estuvieron en la zona dirigiendo las labores de extinción.

La rápida respuesta de todos los medios y la gran cantidad de efectivos movilizados permitió que en apenas una hora y media el fuego estuviera prácticamente extinguido, aunque en el lugar se quedó un retén por la tarde para vigilar los rescoldos y evitar que con el calor o el aire se reactivara cualquier foco.

Según las primeras estimaciones, las llamas arrasaron en torno a una hectárea de monte, donde crece pino silvestre fundamentalmente, aunque también hay ejemplares de roble y enebro.

La fiesta continuó

Una vez que las llamas estaban totalmente controladas, la fiesta continuó su curso. Eran casi las dos del mediodía cuando los vecinos y turistas que todavía quedaban en la zona pudieron acceder al interior de la ermita de San Bartolomé para participar en la celebración de la eucaristía. Tras la misa, tuvo lugar el reparto de torta y vino. Y además, tal y como estaba previsto, se inauguró el nuevo parque de San Bartolomé, donde algunos miembros de la comisión se quedaron a comer y a pasar la tarde.

Etiquetas