Despliega el menú
Huesca

HUESCA

La DGA concede una VPO adaptada al herido más grave del atropello junto a la Manhattan

José Antonio Rodríguez recibirá uno de los dos pisos para minusválidos, vacantes en el polígono 29. El sorteo se realizó el 15 de julio, pero aún no le ha llegado la notificación oficial

José Antonio Rodríguez Zamora, el herido más grave del atropello mortal ocurrido hace un año en la Ronda de la Industria de Huesca, a las puertas de la discoteca Manhattan, ya no tendrá que reservar una habitación de hotel cada vez que él y su novia, Sara, quieran hacer una escapada de fin de semana para descansar de la larga y difícil rehabilitación que continúa haciendo a diario en la MAZ de Zaragoza. Y es que el departamento de Vivienda del Gobierno de Aragón confirmó ayer por la tarde a este periódico que Josan ha resultado adjudicatario de una vivienda de protección adaptada en el polígono 29 de Huesca y que le entregarán las llaves "inmediatamente".

Tras conocer la noticia, Sara aseguró estar "muy contenta" ya que con ello se soluciona uno de los problemas más graves que tenían al plantearse su futuro cuando salgan del centro hospitalario, donde Josan, que sufrió la amputación de las dos piernas y una ceguera irreversible, sigue adaptándose a sus nuevas prótesis.

Fuentes del departamento de Vivienda de la DGA explicaron que el Ayuntamiento de Huesca sorteó hace un año y medio 199 pisos de protección oficial en el nuevo polígono 29 de Huesca. Del 3% de viviendas que la ley aragonesa obliga a reservar a personas con movilidad reducida permanente, dos de ellas quedaron vacantes por lo que la dirección general de la Vivienda acordó el pasado mes de junio elaborar una nueva lista de espera para poder adjudicar estos dos pisos.

Una lista de 9 aspirantes

La lista se cerró y en ella se apuntaron un total 9 personas, entre ellas Josan, quien había solicitado en marzo de este año al Registro de Vivienda Protegida de la DGA que le cambiaran del cupo reservado a menores de 35 años al de minusválidos con movilidad reducida permanente.

El pasado 15 de julio, el departamento de Vivienda realizó un sorteo para determinar el puesto que debía ocupar cada uno de los 9 solicitantes y el número que tenía asignado Josan salió en primer lugar. Desde la DGA indicaron que el 24 de julio le enviaron ya una carta en la que le informaban oficialmente que había resultado adjudicatario de la vivienda y que incluso un día después se pusieron en contacto con él telefónicamente para comunicarle la noticia.

Sin embargo, Sara, novia de Josan, reconoció que tenían conocimiento de que se había hecho un sorteo de viviendas protegidas de Huesca para minusválidos y de que había podido obtener un piso en la zona del polígono 29. No obstante, habían decidido no alegrarse demasiado hasta recibir una carta con la notificación oficial, "y esa sí que no nos ha llegado aún". Pese a todo, manifestó que se sentían "muy felices".

Piso de 90 metros cuadrados

Concretamente, se trata de un piso de 90 metros cuadrados con garaje y trastero y cuyo interior está perfectamente adaptado para su uso por parte de una persona con silla de ruedas. Este tipo de pisos se diferencian en que disponen de unos espacios mucho más amplios para permitir una maniobrabilidad sencilla de una silla de ruedas. Así por ejemplo, las puertas tienen una anchura de 80 centímetros, el baño está perfectamente adaptado, la encimera de la cocina es mucho más baja...

Con todo, desde la DGA hicieron hincapié en que como todas las minusvalías no tienen las mismas características, el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) dispone de una partida de ayudas específicas en caso que Josan necesite alguna nueva reforma en el piso para adaptarlo a todas sus necesidades.

Por último, subrayaron que la vivienda adjudicada forma parte de un bloque de pisos que ya tiene la calificación definitiva por parte de los técnicos de la DGA "por lo que se le entregarán las llaves inmediatamente y podrá ir a vivir cuando él quiera".

De momento, Josan y Sara solo podrán ocupar el piso los fines de semana ya que los médicos que le tratan en la MAZ de Zaragoza todavía no se atreven a darle un plazo para su salida del centro hospitalario. Y es que adaptarse a sus nuevas prótesis le puede llevar aún varios meses.

Etiquetas