Despliega el menú
Huesca

HUESCA

La estación de Canfranc cumple 80 años con el edificio en pleno proceso de rehabilitación

El espectacular andamiaje que la cubre se retirará en octubre. No hay fecha para el inicio de la tercera fase

La Estación Internacional de Ferrocarril de Canfranc volverá a mostrar su espectacular silueta a finales de octubre, fecha en la que se retirará todo el andamiaje que ahora la cubre. Este edificio histórico, en desuso desde 1970, cumplió ayer 80 años de su inauguración, coincidiendo con la celebración de las fiestas de Canfranc Estación. Un aniversario en el que se sigue reivindicando la reapertura de la línea internacional, prevista por Francia para el año 2012.

Según Fernando Sánchez, alcalde de Canfranc, ese objetivo podría no cumplirse, porque "ahora está todo bastante parado. Hay una clara intención por parte de Aquitania por reabrir el Canfranc, pero creo que esa misma intensidad e intención no es correspondida por el Gobierno central francés, que es quien realmente tiene las competencias y el dinero". ¿Y el Gobierno Español? ¿Tendrá para entonces los deberes hechos? Es uno de los temores que tiene la Coordinadora para la Reapertura del Ferrocarril Canfranc-Olorón (Crefco).

Mientras esto ocurre, las obras de ejecución, adecuación y rehabilitación de la estación de Canfranc, continúan su curso. En estos momentos se está acometiendo la segunda fase del proyecto, unas obras que afectan a la cubierta y al refuerzo estructural y que cuentan con un presupuesto de 6,1 millones de euros, asumidos por el Consorcio de Canfranc (Gobierno Aragonés, Adif y Ayuntamiento canfranqués). Esta consolidación se ha llevado a cabo con la aplicación de una técnica novedosa, la fibra de carbono, que ha permitido reforzar los pilares y las jácenas de hormigón del edificio. También se ha reforzado la losa de hormigón con miles de conectores metálicos, para que no filtre la humedad y oxide las armaduras. Otro de los elementos en los que se ha incidido ha sido en la cubierta de pizarra, superficie que presentaba problemas debido a su inclinación, lo que favorecía la aparición de goteras y humedades. La normativa actual prohibe la utilización de este material, por lo que se ha recurrido a tejas de cinc, panel y pvc. De este modo la imagen de la emblemática estación no variará, ya que la diferencia estética de estos dos materiales es mínima. Hay que sumar la instalación de una estructura metálica en la planta superior, paralela a la existente, que permitirá acoplar una gran galería de servicios para el futuro hotel de lujo. Todos estos trabajos culminarán a finales de octubre, y será entonces cuando se lleve a cabo la retirada del andamiaje y de la falsa techumbre, una estructura que cubre todo el edificio y que ha facilitado el trabajo de los operarios. El siguiente paso será la licitación de la tercera fase, cuyo proyecto contempla la consolidación de cimientos y el tratamiento y acondicionamiento de las dos fachadas, con una inversión de 14 millones de euros, casi el doble de lo invertido hasta ahora. El departamento de Obras Públicas de la Diputación General de Aragón ha indicado que esta tercera fase "aún no tiene fecha de inicio".

Etiquetas