Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HUESCA

El aluvión de visitantes durante el puente festivo obliga a restringir la entrada a Ordesa

El parquin de la pradera se colapsó porque el servicio de autobús solo funciona en verano, Semana Santa y el Pilar.

El gran número de visitantes que se acercó la mañana de ayer a visitar el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido obligó a sus responsables a cortar el acceso al tráfico desde el puente de los Navarros, para evitar así aglomeraciones en la explanada donde se encuentra ubicado el aparcamiento. La barrera se bajó en torno a las 10.00, momento en el que tuvo que dar media vuelta una caravana formada por una veintena de vehículos. El tráfico no se restableció hasta las 15.00., una hora antes que el día anterior, en el que también fue necesario restringir la circulación.

Muchos de los que se dirigían entonces a disfrutar del entorno natural tuvieron que dar media vuelta con sus vehículos y regresar por donde habían venido. Otros prefirieron estacionar su vehículo en el aparcamiento de Torla y emprender a pie los cuatro kilómetros de pista asfaltada que les separaban del Parque. "No nos esperábamos encontrar el paso cerrado y no nos hemos equipado de forma adecuada para hacer el trayecto a pie, vamos a esperar aquí un rato a ver qué pasa", comentó Carmen Córdoba, vecina de Albacete, mientras esperaba en su automóvil en el arcén, junto al resto de sus compañeros de viaje, a que se restableciera la circulación.

Para la zaragozana Celinda Santiago, en cambio, no fue un inconveniente subir caminando junto a su grupo hasta la pradera. "Para nosotros ha sido un imprevisto encontrarnos el paso cerrado, por lo que hemos utilizado una senda paralela para llegar. De todas formas, estamos de puente y es normal que se haya llenado tan pronto el aparcamiento", comenta la excursionista.

Puente sin autobús

El protocolo interno del Parque permite el acceso de automóviles hasta que se completa el aparcamiento de la pradera, en la entrada a la reserva natural. La capacidad máxima del valle de Ordesa se ha fijado en 1.800 personas. En verano, entre el 1 de julio y el 15 de septiembre, el tráfico se restringe por completo, estableciéndose un servicio de autobuses que transporta a los visitantes desde Torla hasta la explanada superior y viceversa en intervalos de 20 minutos aproximadamente, desde las 6.00. y hasta las 19.00. El precio del billete es de 3,60 euros. Por otra parte, la ruta puede ser interrumpida en el caso de que se supere la capacidad máxima de ocupación del Parque. Este servicio funciona también en Semana Santa y durante el puente del Pilar, pero no el resto de días festivos del año, como en el puente de mayo que ocupa estos días el calendario.

Para quienes buscan pasar más de una jornada en la montaña no se trata en ocasiones de una solución para evitar los embotellamientos. "Nosotros venimos para caminar monte arriba y nos gustaría poder dejar el coche en la pradera de Ordesa, en vez de en el aparcamiento de Torla. Si alguien justifica, por ejemplo, que va a pasar la noche en el refugio de Góriz, deberían dejarle acceder al parque con su automóvil, a pesar del servicio de autobuses", comenta Iñaki Marsal, venido desde Pamplona.

Subida en el precio del billete

Por otra parte, según adelantó ayer el alcalde de Torla, Miguel Villacampa, el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón estaría estudiando la ampliación del servicio de autobuses -del que es responsable la empresa pública Tracsa- para que fuese operativo durante más días a lo largo del año, medida que se implantaría a partir del año que viene. Lo que sí que se hará efectivo este verano será la subida de casi un euro en el billete de autobús desde Torla hasta el Parque, que pasaría de costar 3,60 euros a 4,40. Como compensación, el aparcamiento de Torla será gratuito dado que los ingresos se utilizaban anteriormente para financiar dicho trayecto.

Etiquetas