Despliega el menú
Huesca

HUESCA

El Ayuntamiento frena la reorganización de la Policía Local ante la presión de los agentes

Una treintena de policías se concentraron ayer frente al Consistorio oscense para protestar por el nuevo calendario de turnos y guardias. El equipo de gobierno se ve obligado a aplazar hasta 2009 el incremento previsto de presencia policial en las zonas de ocio.

El Ayuntamiento de Huesca se vio obligado ayer a paralizar el proceso de reorganización de la Policía Local después de que una treintena de agentes fuera de servicio acudieran a las puertas del Palacio Consistorial como medida de protesta por el nuevo cuadrante de turnos y guardias que había propuesto el concejal de Seguridad Ciudadana, Luis Felipe, y cuyo principal objetivo era dar mayor peso a partir del mes de julio a la unidad especializada para la vigilancia de las zonas de ocio de la ciudad.

La presión surtió efecto ya que en la reunión que había convocado el concejal con los representantes sindicales de la Policía Local se acordó aplazar la aplicación de este nuevo cuadrante y empezar a negociar de forma que en septiembre estén definidos ya los nuevos turnos de trabajo y se pueda configurar definitivamente la nueva Unidad de Seguridad Ciudadana, que podría contar con un grupo de treinta efectivos.

Por la mañana, los ánimos de los agentes estaban tensos ya que en una asamblea celebrada el lunes, se enteraron formalmente de que a partir de julio podían cambiar sus turnos de trabajo con lo que quedaban en el aire sus vacaciones de verano, que muchos de ellos ya tienen contratadas desde hace semanas. Al recibir esta noticia, acordaron que los agentes que no estuvieran de servicio acudieran a las puertas del Ayuntamiento para escenificar así su apoyo a los representantes sindicales en la reunión que había convocado el propio Luis Felipe.

Tras el encuentro, ambas partes acordaron frenar la entrada en vigor del nuevo calendario de trabajo -previsto para el próximo 1 de julio- y mantener el cuadrante que estaba en vigor para este año y que supone simplemente prorrogar el de 2007. Una decisión que los representantes sindicales de los policías valoraron positivamente. "Hubiera sido un desbarajuste", señalaron fuentes de CIPOL, sindicato mayoritario del Cuerpo de la Policía Local.

Refundir dos unidades en una

Sin embargo, las quejas de los agentes no se quedan allí ya que, según fuentes sindicales, el nuevo cuadrante pretende eliminar dos de las cinco unidades especializadas (Medio Ambiente y Tráfico), que suman 8 y 10 agentes respectivamente, para refundirlas en una sola y poder detraer agentes con los que reforzar el grupo que se dedica a la vigilancia de las zonas de ocio nocturno de la ciudad las noches de los fines de semana, compuesto por una veintena de efectivos. Sí se mantendrían como unidades especializadas la Policía de Barrio (15 efectivos) y Atestados (10).

El sindicato CIPOL reconoce que el Ayuntamiento de Huesca es el que tiene que marcar la organización de la Policía Local pero, en principio, no están de acuerdo en que desaparezcan estas unidades "porque creemos que si estás especializado en una parcela concreta de tu trabajo, siempre la podrás hacer mejor que si abarcas mucho".

No obstante, están abiertos a negociar el refuerzo de la Unidad de Seguridad Ciudadana "porque es una parcela muy importante y como policías, no ponemos ninguna pega a ello". En este sentido, recordaron que desde hace tres años, el número de agentes que patrullan los fines de semana las zonas de ocio del Tubo, del Casco Viejo y los polígonos industriales "ya es muy importante".

Por su parte, el concejal de Seguridad Ciudadana se mostró "optimista" ante un posible acuerdo que modifique sustancialmente la actual organización de la Policía Local con el fin de atender las nuevas necesidades surgidas en los últimos años, sobre todo en materia de ocio nocturno y de convivencia.

Luis Felipe reconoció que la propuesta de modificación del cuadrante iba a suponer un trastorno para los agentes y, por ello, no tuvo problemas en aplazar su aplicación y mantener vigente el actual cuadrante. Además, se comprometió ante los representantes sindicales de la Policía Local a estudiar las propuestas que le presenten en próximas reuniones aunque les emplazó a tener cerrado en septiembre el calendario de trabajo de 2009 y la composición de las nuevas unidades.

Con todo, el edil insistió en que, pese a las presiones, la decisión de reforzar la Unidad de Seguridad Ciudadana es firme "porque es una prioridad de este equipo de gobierno". A este respecto, subrayó que este grupo de efectivos, que también se encargará de los casos de violencia machista o de los servicios de escoltas, "tendrá una fuerza muy importante dentro del cuadrante". Y es que, en su opinión, la plantilla actual está "excesivamente atomizada", lo cual dificulta la organización de algunos servicios.

Etiquetas