Despliega el menú
Huesca

PATRIMONIO

Ruinas encerradas en el sótano

Los restos arqueológicos de época romana descubiertos en el Círculo Católico, en el casco antiguo de Huesca, siguen sin poder ser visitados. El anunciado proyecto para la creación del denominado Museo de la Osca Romana lleva un año paralizado.

Encerradas en el sótano y bajo candado. Así continúan las ruinas romanas del Círculo Católico, el hallazgo arqueológico más importante de los últimos años en Huesca junto al del teatro descubierto en la calle de Canellas, de la misma época. El Ayuntamiento y el Gobierno de Aragón anunciaron que los adecuarían para permitir las visitas, pero el proyecto está paralizado desde hace un año.

Este periódico ha podido constatar esta misma semana que no se ha intervenido en ese espacio, situado en los sótanos de los pisos de protección oficial de la calle de San Justo y Pastor, en el casco viejo. Actualmente solo es posible acceder a él por el interior del garaje comunitario, donde una puerta metálica cerrada con un candado guarda los restos. Al cruzarla se evidencia que ni se ha avanzado en las obras para abrir un acceso desde la calle, ni en el proyecto de musealización, ni en la rehabilitación de los sillares.

El proyecto para hacer visitable el yacimiento es una apuesta personal del alcalde, Fernando Elboj, que lo bautizó como Museo de la Osca Romana, aunque fuentes del Gobierno de Aragón precisaron que solo se trata de "la musealización de unos restos arqueológicos". Su singularidad radica en que están situados en la planta sótano de los bloques de VPO promovidos por Suelo y Vivienda de Aragón. Precisamente esta empresa pública debía hacerse cargo de financiar las obras de acondicionamiento del espacio museístico, en el que también colaboraba el departamento de Cultura. Ninguno de los dos ha podido aclarar en qué fase está el proyecto. Fuentes de Suelo y Vivienda se limitaron a comentar que "no hay novedades".

El del Círculo Católico es el yacimiento arqueológico de mayor entidad descubierto en Huesca en los últimos años. La excavación se inició en los años 90 y se prolongó hasta 2003, ya que la Dirección General de Patrimonio obligó a profundizar en los hallazgos antes de construir las viviendas y posteriormente obligó a preservar los restos, condicionando el proyecto de construcción de los pisos.

Los arqueólogos sacaron a la luz huellas de distintas épocas, aunque la unidad más completa procede de la Roma republicana. Expertos consultados por este periódico lamentan que las ruinas no se puedan ver cuando contienen elementos tan singulares como un templo, difícil de encontrar en otras ciudades españolas. Hay uno similar en Ampurias y otro bajo la Seo de Zaragoza, que no es visitable. Además existen vestigios del trazado urbano y un conjunto de arquitectura doméstica.

Los planes avanzados por el Ayuntamiento un mes antes de las elecciones municipales de 2007 indicaban que el museo se dividiría en dos plantas. En la primera, que da a la plaza conformada por los tres bloques de VPO, se situarían los accesos y las oficinas; mientras que en el sótano se exhibirían las ruinas, contextualizadas por un espacio expositivo en el que se podría ver una recreación virtual de la vida en la Huesca romana, vitrinas con piezas halladas en el yacimiento o una maqueta. Incluso se definieron los ejes argumentales: la calzada, el vino, el dios grecolatino Dionisos y Quinto Sertorio.

2,2 millones de euros

Estos detalles se dieron a conocer tras una reunión celebrada el 11 de abril del año pasado en la que el director general de Patrimonio y la gerente de Suelo y Vivienda de Aragón expusieron sus planes. Aseguraron que los proyectos técnicos estaban redactados y en breve se licitarían las obras, así como el proyecto de contenidos. El coste se calculó en 2,2 millones de euros y se anunció la apertura al público en 10 o 12 meses.

Ha pasado el tiempo y la inauguración aún tendrá que esperar. Es necesario adecuar los accesos, construyendo una escalera y un ascensor desde la calle al yacimiento. A esto habría que sumar el proyecto museístico. El estudio Jesús Moreno & Asociados trabajó en un borrador, un informe que iba a servir de base para redactar un pliego de condiciones con el que licitar el proyecto de contenido. Sin embargo, el concurso no se ha convocado.

Personas vinculadas a esos primeros bocetos aseguraron que desde esa reunión, celebrada el 11 de abril de 2007, no se han dado nuevos pasos. Tampoco se sabe si la DGA y el Ayuntamiento han firmado ya un convenio para la gestión del centro, que iba a funcionar como una extensión del Museo de Huesca, lo que facilitaría la exhibición de otros restos localizados en la ciudad. El convenio quería copiar el modelo de colaboración entre las dos instituciones experimentado con el Museo Pedagógico.

El retraso ha motivado la presentación en las Cortes de una batería de preguntas. La diputada del PP Ana Grande se ha interesa por la marcha de los trabajos que permitirán a los oscenses visitar las huellas de la ciudad romana.

Etiquetas