Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

JUSTICIA DE ARAGÓN

García Vicente seguirá como Justicia de Aragón otros cinco años más

El PSOE propone su candidatura para afrontar un tercer mandato. A priori, todos los partidos -salvo IU- ven con buenos ojos su continuidad y destacan su "independencia".

En diciembre de 2003 García Vicente volvió a jurar su cargo en las Cortes de Aragón
García Vicente seguirá como Justicia de Aragón otros cinco años más
ESTHER CASAS

Fernando García Vicente seguirá al frente de la Institución del Justicia de Aragón los próximos cinco años y se convertirá en el primero que agotará tres mandatos como máximo responsable del Justiciazgo. El grupo parlamentario del PSOE confirmó ayer, tras varias semanas de dudas, que propondrá oficialmente el nombre del que fuera anteriormente fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Huesca para su continuidad como defensor del pueblo aragonés. Su apuesta es bien vista en principio por el resto de grupos políticos -excepto IU- y salvo sorpresas de última hora concitará el apoyo parlamentario necesario para ser aprobada (tres quintas partes de las Cortes).

El portavoz del PSOE en las Cortes, Jesús Miguel Franco, rompió ayer el silencio de su grupo y avanzó que propondrán a García Vicente. "No hay ninguna razón para no impulsar su candidatura -señaló- ya que su labor como Justicia ha sido positiva para los aragoneses y la Institución está cada vez más valorada". Entre los argumentos para su renovación en el cargo, el socialista destacó la "estabilidad". "Somos partidarios de ella y queremos extenderla a todas las instituciones", subrayó.

Además, Franco quiso dejar claro también que su intención es no apurar el plazo de tres meses con el que cuenta la Cámara para designar al Justicia desde que este acaba su mandato (expiró el pasado diciembre, aunque no se publicó en el Boletín Oficial hasta el pasado día 5). Según avanzó ayer, va a dar instrucciones inmediatas para ir "preparando el proceso". "Si puede ser a mediados de mes, mejor que a finales", explicó.

Según la normativa, al acabar el mandato los grupos tienen tres meses para hacer sus propuestas (un candidato por grupo) a la comisión de Reglamento de las Cortes. Esta debe entregar en un mes su dictamen a la Mesa del Parlamento, que de acuerdo a la Junta de Portavoces, elevará al pleno una candidatura final para su votación. Tanto el nombramiento como el cese del Justicia requieren una mayoría cualificada de tres quintas partes de la Cámara. Es decir, hacen falta 41 votos o más, aunque suele ser una decisión de consenso que acostumbra a prosperar con la unanimidad de los grupos.

A este respecto, Franco reconoció ayer que todavía no ha iniciado conversaciones formales con el resto de grupos parlamentarios para intentar recabar su apoyo, pero aseguró que siempre les había dejado claro cual era su intención. "Espero y deseo -afirmó- que Fernando García Vicente aúne todas las voluntades de la Cámara". El PSOE, que cuenta con 30 diputados, requeriría el respaldo del principal partido de la oposición, el PP -que tiene 23 escaños-, o bien, el de otros dos grupos de la Cámara, ya que el PAR suma nueve; Chunta, cuatro; e Izquierda Unida, uno.

Salvo Izquierda Unida, que ya anunció en su día que por coherencia interna (la coalición se ha impuesto un límite de dos mandatos para todos sus cargos públicos, aunque admite un tercero en casos excepcionales), no acabaría de ver bien un tercer mandato, todo los demás recibieron ayer la propuesta del PSOE de buena gana.

Los populares fijarán su posición cuando el PSOE formalice oficialmente la solicitud, pero su portavoz, Eloy Suárez, dejó entrever que su respuesta será un sí al alabar la gestión de García Vicente. "Entendemos que la Institución del Justicia, que es básica, ha salido fortalecida con el modelo desarrollado por el actual Justicia. Poco a poco, los derechos de los aragoneses han cobrado fuerza", recalcó.

"Valiente e independiente"

Además de la labor ordinaria del Justicia, Suárez subrayó el informe elaborado en su día por García Vicente en cuanto al trasvase del Ebro a Barcelona, que rompía con las tesis defendidas por el Ejecutivo autonómico y que en su día hizo dudar a los socialistas sobre la continuidad del defensor del pueblo. "Fue valiente", dijo. No obstante, y pese a defender que la intención de los populares es "tratar de llegar a un consenso", reiteró que la posición del PP se fijará por los órganos del partido llegado el momento.

Tampoco han tomado todavía oficialmente la decisión los nacionalistas, aunque el diputado Bizén Fuster dejó claro ayer que "a priori no hay ningún inconveniente para la renovación". A expensas de lo que su grupo acuerde el próximo lunes, Fuster valoró "muy positivamente" el trabajo de García Vicente, "en defensa de los aragoneses y de su Estatuto de Autonomía" y destacó "la independencia" mostrada con su informe "excelente" sobre el trasvase a Barcelona.

Quien sí dejó claro ya su apuesta por la continuidad del Justicia fue el PAR, socio del PSOE en el Pignatelli. Según su portavoz en las Cortes, Javier Allué, "no habrá ningún problema en renovarle en el cargo y aprobar su continuidad". "Creemos que ha hecho un buen trabajo y esperamos además que haya un acuerdo unánime en el Parlamento o el mayor consenso posible", concluyó.

Etiquetas