Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Universidad de Zaragoza

Los trabajadores sociales denuncian dificultades para realizar las prácticas

Los centros encargados de admitir a los alumnos no recibieron a tiempo la carta de solicitud de prácticas por parte de la Universidad de Zaragoza. Las buenas calificaciones tampoco les han garantizado una plaza.

Facultad de Ciencias Sociales y del Trabajo
Futuros trabajadores sociales denuncian las dificultades para realizar las prácticas
UNIZAR

"Después de tres años estudiando para tener buena nota y elegir lo que quiero, me he quedado sin plaza", denuncia Tamara Gómez, delegada de la primera promoción de graduados en Trabajo Social por la Universidad de Zaragoza. Su historia no es la única. Varios compañeros de clase, en la misma situación que ella, han retrasado su primer contacto con el mundo laboral debido a "una mala organización de la Universidad".

La coordinadora de la titulación, Nuria del Olmo, asegura que "se está procediendo a ubicar a más de 130 alumnos para la realización del 'practicum'" que, según señala, "cuenta con recursos institucionales y personales no propios de la Universidad".

En junio, la institución publicó un listado de centros para que cada futuro graduado eligiera el lugar donde cursar sus prácticas de fin de Grado. La nota, en principio, les iba a garantizar a los más aplicados una plaza en el lugar seleccionado. Pero no fue así. "La nota no nos ha servido de nada, porque si el centro no tiene convenio con la Universidad, no nos cogen", explica Tamara, quien todavía confía en poder realizar sus prácticas en el Hospital Royo Villanova.

El pasado día 19, fecha en que comenzaron oficialmente las clases, el departamento informó a los alumos de 4º curso de que debían ponerse en contacto con los profesionales de cada centro para empezar sus prácticas, cuyo comienzo estaba previsto para el pasado lunes 26 de septiembre. "Dijeron que contactáramos con las instituciones, pero estas no habían recibido la carta de solicitud previa. La carta la recibieron a los días de estar yo allí", señala Cristina Villanueva, otra de las alumnas del grado que había solicitado plaza en un ambulatorio de barrio.

Desconocen las quejas del alumnado

Desde la Universidad señalan que "a fecha de hoy" no les "consta ninguna reclamación de los alumnos del centro", si bien precisan las mismas fuentes que existen "casos puntuales que pueden necesitar modificación" y que serán "solventados por los profesores de prácticas asignados nominalmente a cada alumno".

Entre tanto, el tiempo sigue corriendo en detrimento de los alumnos afectados, que deberán cursar un total de 500 horas de prácticas para adquirir el título, casi el doble de las contempladas en el plan anterior.

"Los centros ya no van a querer cogernos por la mala organización de la Universidad", critica Tamara. La joven delegada duda de que pueda cursar las prácticas en el hospital elegido, dado que la trabajadora social del centro solo va a media jornada. "La tutora me ha mandado unos documentos para que me los lea y haga horas de relleno, pero le he dicho que no, que yo lo que quiero es empezar a tratar con pacientes, conocer la verdadera realidad y ver cómo se trabaja", defiende ella.

Los afectados exigen a la Universidad que tenga "una consideración con los profesionales asociados y los propios alumnos para no perjudicar ni a unos ni a otros", ya que al final, son estos los que "siempre salen perdiendo".

Por su parte, el decano de la Facultad de Ciencias Sociales y del Trabajo, Miguel Miranda, advierte que su despacho "está abierto totalmente a los alumnos para solucionar cualquier tipo de incidencia". Ahora bien, "si existen y no se nos notifica... no somos dioses ni adivinadores. Y sería una irresponsabilidad del alumno afectado dejar pasar los días y no reclamar soluciones a quien se las debe proporcionar", apostilla.

Etiquetas